This content is not available in your region

En una última oportunidad, Boris Johnson sobrevive como primer ministro de Reino Unido, por ahora

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
En una última oportunidad, Boris Johnson sobrevive como primer ministro de Reino Unido, por ahora
En una última oportunidad, Boris Johnson sobrevive como primer ministro de Reino Unido, por ahora   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

(Corrige error tipográfico en el párrafo 5)

Por Elizabeth Piper y Andrew MacAskill

LONDRES, 7 jun – Para un hombre que se había propuesto durante mucho tiempo ser primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson estuvo el lunes peligrosamente cerca de ser destituido por unos diputados que se han cansado de defenderlo, y se enfrenta a una batalla para recuperar la confianza de su partido y del país.

Sobrevive, por ahora, pero está profundamente herido e incluso los parlamentarios leales que le apoyaron en una moción de censura dicen que ahora debe cambiar: volver a los ideales tradicionales del Partido Conservador en el Gobierno, fomentar la unidad y liderar.

Su bandeja de entrada es desalentadora. Los hogares británicos se enfrentan a la mayor contracción del coste de la vida desde la década de 1950, con aumentos de los precios de los alimentos y los combustibles al tiempo que los salarios se rezagan, y viajeros que sufren un caos de transporte en los aeropuertos causado por la escasez de personal.

El maestro de las remontadas políticas podría tenerlo difícil esta vez.

Ed Costello, presidente del grupo ‘Grassroots Conservatives’ que apoyó a Johnson en 2019, dijo que había hecho bien muchas cosas, pero que había sido abatido por el llamado escándalo “partygate” en torno a sus infracciones de las normas de confinamiento COVID-19.

“Una vez que te enfrentas a una moción de censura de alguna manera estás condenado. Después de eso, los buitres empiezan a concentrarse. Creo que tiene graves problemas”, dijo a Reuters.

Johnson ganó la votación por 211 a 148, un peor resultado que cuando los diputados intentaron destituir a su predecesora Theresa May, que ganó su votación pero luego dimitió seis meses después.

La moción fue una brutal llamada de atención para un líder cuyo mandato parecía antes inexpugnable después de que su promesa de ejecutar el Brexit en 2019 conquistara a votantes de partes del país que los conservadores nunca habían podido captar, así como la mayor mayoría del partido en más de tres décadas.

Desde entonces, la lista de razones que dieron los diputados para querer que Johnson se fuera fue tan variada como numerosa, atravesando las habituales líneas divisorias y haciendo de los rebeldes unos compañeros de cama algo incómodos.

Como razones por las que el líder de 57 años debería dimitir, los diputados citan desde el “partygate” —el escándalo de las fiestas ilegales durante las restricciones por el COVID-19—, las amenazas de romper el derecho internacional, la defensa de los infractores en el corazón del poder, los múltiples bandazos, la lentitud inicial en la respuesta al COVID-19, hasta la falta de respeto general por su oficina.

Quizás la falta de cohesión en la rebelión del lunes fue lo que le ayudó a salvarse, pero lo ha dejado tocado.

SUPERVIVIENTE

La supervivencia política es algo de lo que Johnson, conocido por todos como Boris, ha hecho carrera, y el exprimer ministro David Cameron lo ha llegado a comparar con un “lechón engrasado” difícil de atrapar.

“Amigos míos, como yo mismo he descubierto, no hay desastres, sólo oportunidades. Y de hecho, oportunidades para nuevos desastres”, escribió Johnson en una columna de prensa en 2004.

En un discurso ante los parlamentarios del partido horas antes de la votación, Johnson se mantuvo firme en que podría volver a ganar.

“Si no creen que podemos remontar nuestra posición actual y volver a ganar, es que no han mirado mi propio historial ni el de este partido”, dijo, según una alta fuente del partido en la reunión.

Algunos han advertido que no hay que subestimar a Johnson —Alexander Boris de Pfeffel Johnson— y añaden que su aspecto desaliñado y su distintiva mata de pelo rubio enmascaran la disciplina y la crudeza que ha necesitado para llegar a este punto.

Sin embargo, después de años de sortear escándalos sexuales, meteduras de pata y errores como alcalde de Londres, ministro de Asuntos Exteriores y ahora primer ministro, Johnson, relativamente solitario en el partido conservador, podría estar quedándose sin recorrido.

Para algunos en el partido, la podredumbre se inició cuando defendió a su antiguo asesor Dominic Cummings, que rompió las reglas de COVID-19 a principios de la pandemia, algo que enfureció al país.

Al año siguiente, defendió inicialmente a un diputado conservador que había sido declarado culpable de infringir las normas de los “lobbies”, y un giro de 180 grados respecto a la ampliación de las comidas escolares gratuitas a los niños de familias con bajos ingresos no contribuyó a mejorar el panorama.

La gota que colmó el vaso fueron los meses de un goteo constante de noticias sobre fiestas que infringieron el confinamiento en Downing Street, la residencia de Johnson, y que culminaron con un artículo el mes pasado en el que se detallaban peleas y vómitos inducidos por el alcohol, en momentos en los que el resto del país obedecía estrictas normas de COVID-19.

Un exdiputado conservador estaba tan indignado incluso antes de que se publicara el artículo, que cambió de campo y se fue al Partido Laborista, el principal partido de la oposición.

“Antes de irme… era simplemente vergonzoso que se me pidiera que defendiera lo indefendible para un primer ministro que claramente no tiene moral”, dijo a Reuters Christian Wakeford, que se unió a los laboristas en enero.

El líder del grupo independiente ‘Grassroots Conservatives’, Ed Costello, dijo que la decisión podría ser fatal a largo plazo: “Tengo la firme opinión de que si sigue ahí dentro de dos años, perderemos las próximas elecciones”.