This content is not available in your region

Seúl, Washington y Tokio denuncian pruebas de misiles de Pionyang y reclaman conversaciones

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Seúl, Washington y Tokio denuncian pruebas de misiles de Pionyang y reclaman conversaciones
Seúl, Washington y Tokio denuncian pruebas de misiles de Pionyang y reclaman conversaciones   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Hyonhee Shin y Joori Roh

SEÚL, 8 jun – Las recientes pruebas de misiles de Corea del Norte fueron provocaciones “graves e ilegales”, dijeron el miércoles altos cargos de Corea del Sur, Estados Unidos y Japón, que instaron a Corea del Norte a retomar el diálogo y a aceptar las ofertas de ayuda contra el COVID-19.

El viceministro de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Cho Hyun-dong, la vicesecretaria de Estado de EEUU, Wendy Sherman, y el viceministro de Asuntos Exteriores de Japón, Takeo Mori, hicieron estos comentarios al reunirse en Seúl, tres días después de que Corea del Norte realizara la última de una serie de pruebas de misiles.

La reunión a tres bandas de los diplomáticos número 2 de los países, la primera de este tipo desde noviembre y la primera desde que el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, asumió el cargo en mayo, puso de manifiesto la urgencia y la gravedad de la intensificación de las pruebas armamentísticas de Corea del Norte.

La visita de Mori también supuso un viaje de este tipo del viceministro de Asuntos Exteriores japonés desde finales de 2017, en un contexto de relaciones bilaterales bajo presión por cuestiones como la ocupación japonesa de la península de Corea y el trabajo en tiempos de guerra.

Representantes de Seúl y Washington han dicho que Corea del Norte está preparado para lo que sería su primera prueba nuclear desde 2017, que según Sherman desencadenaría una respuesta fuerte y clara.

El trío instó a Pionyang a acatar las sanciones internacionales y a cesar inmediatamente las acciones que “escalen las tensiones o desestabilicen la región”, según un comunicado conjunto.

También se comprometieron a intensificar la cooperación trilateral en materia de seguridad para frenar las amenazas del Norte, y Sherman reafirmó los compromisos de defensa de Estados Unidos, entre ellos la disuasión.

“Hicieron hincapié en que sigue abierto el camino hacia un diálogo serio y sostenido e instaron a la RPDC a retomar las negociaciones, al tiempo que expresaron su esperanza de que la RPDC responda positivamente a las ofertas internacionales de ayuda para luchar contra el COVID-19″, dice el comunicado, refiriéndose a Corea del Norte por las iniciales de su nombre oficial, República Popular Democrática de Corea.

A PRUEBA

Corea del Norte ha llevado a cabo al menos 18 rondas de pruebas de armamento este año, lo que pone de manifiesto la evolución de sus arsenales nucleares y de misiles.

En su última prueba, Corea del Norte disparó ocho misiles balísticos de corto alcance, probablemente su mayor lanzamiento individual, un día después de que Corea del Sur y Estados Unidos pusieran fin a unas maniobras militares conjuntas en las que participaba un portaaviones estadounidense.

Los aliados lanzaron el lunes ocho misiles tierra a tierra en su propia demostración de fuerza en respuesta a la prueba del Norte.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, que asumió el cargo en mayo, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometieron en su reciente cumbre a desplegar más activos militares estratégicos estadounidenses como parte de los esfuerzos para reforzar la disuasión.

Corea del Norte está lidiando con su primer brote confirmado de coronavirus desde el mes pasado. Ha informado de más de 4,2 millones de pacientes con síntomas de fiebre entre sus 25 millones de habitantes, pero nunca ha confirmado cuántos han dado positivo por el virus, al carecer de kits de pruebas y suministros médicos

Seúl y Washington dijeron que habían ofrecido respectivamente ayuda contra el COVID, pero Pionyang no respondió, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud advirtió del empeoramiento de la situación del COVID-19 en ese país.

“Estados Unidos sigue dispuesto a reunirse con la RPDC sin condiciones previas”, dijo Sherman en una conferencia de prensa conjunta.

Representantes de Seúl han dicho que Pionyang ha realizado múltiples experimentos con un dispositivo de detonación en preparación para su séptima explosión nuclear subterránea.

La prueba nuclear podría producirse ya la próxima semana, antes de una reunión plenaria prevista del poderoso comité central del Partido de los Trabajadores, según algunos analistas.

“La reunión está diseñada principalmente para revisar la economía y otras cuestiones políticas, pero también podría abordar la política nuclear”, dijo Cheong Seong-chang, director del centro de estudios sobre Corea del Norte del Instituto Sejong de Corea del Sur, en referencia a las reuniones anteriores celebradas poco después de las pruebas nucleares en 2013 y 2017.