This content is not available in your region

Albania critica el bloqueo búlgaro de su adhesión a la UE

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Albania critica el bloqueo búlgaro de su adhesión a la UE
Albania critica el bloqueo búlgaro de su adhesión a la UE   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

BRUSELAS, 23 jun – El bloqueo por parte de Bulgaria del avance de Macedonia del Norte hacia la adhesión a la Unión Europea es una “vergüenza”, declaró el primer ministro albanés, Edi Rama, a su llegada a una cumbre especial sobre los Balcanes con los líderes de la UE, a los que también acusó de “impotencia”.

“Es una vergüenza que un país de la OTAN, Bulgaria, secuestre a otros dos países de la OTAN, es decir, Albania y Macedonia del Norte, en medio de una guerra en el patio trasero de Europa, con otros 26 países de la UE sentados en una muestra de impotencia que da miedo”, dijo Rama a los periodistas el jueves, en referencia a la invasión de Rusia en Ucrania.

Bulgaria, miembro de la UE, bloqueó en 2020 el inicio de las conversaciones de adhesión con Macedonia del Norte por una disputa relacionada con la historia y la lengua. Albania también se ve frenada porque la UE ha vinculado su progreso al de Macedonia del Norte.

Rama, que consideró brevemente la posibilidad de no asistir a la cumbre, se refería también a la frustración de los seis aspirantes balcánicos a la UE Albania, Bosnia, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte y Serbia por el hecho de que Francia y Alemania no estuvieran haciendo lo suficiente para presionar a Bulgaria para que levantara su veto.

Estas decisiones de la UE requieren la unanimidad de los 27 Estados.

“Sois un desastre, chicos”, dijo Rama.

Los ciudadanos de los Balcanes llevan mucho tiempo soñando con entrar en la UE tras las guerras étnicas de los años 90, cuando Yugoslavia se desintegró, y los líderes de la UE volverán a decir en la cumbre del jueves que los seis países serán miembros algún día, según un borrador de declaración final al que tuvo acceso Reuters.

Pero los países del norte, como Francia y Países Bajos, han paralizado el proceso de “ampliación” de la UE, por temor a que se repita la precipitada adhesión de Rumanía y Bulgaria en 2007 y la mala gestión de la migración de trabajadores de Europa del Este a Reino Unido, que puso a muchos británicos en contra de la UE.