This content is not available in your region

Biden firmará ley para impulsar chips estadounidenses y competir con China

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Biden to sign bill to boost U.S. chips, compete with China
Biden to sign bill to boost U.S. chips, compete with China   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por David Shepardson

WASHINGTON, 9 ago – El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmará el martes una ley para conceder 52.700 millones de dólares en subvenciones a la producción e investigación de semiconductores en EEUU y para impulsar los esfuerzos para que este país sea más competitivo frente a los esfuerzos científicos y tecnológicos de China.

La Casa Blanca está promocionando las inversiones que están realizando las empresas de chips, aunque sigue sin estar claro cuándo el Departamento de Comercio de Estados Unidos redactará las normas para revisar las subvenciones concedidas y cuánto tiempo se tardará en financiar los proyectos.

Los directores ejecutivos de Micron, Intel, Lockheed Martin, HP y Advanced Micro Devices asistirán a la firma, prevista para las 10:00 hora local (1400 GMT), al igual que responsables del gabinete y líderes sindicales y de la industria automovilística, incluido el presidente de United Auto Workers, Ray Curry, dijo la Casa Blanca.

También asistirán los gobernadores de Pensilvania e Illinois, los alcaldes de Detroit, Cleveland y Salt Lake City, así como congresistas.

La Casa Blanca dijo que la aprobación del proyecto estaba estimulando nuevas inversiones en chips. Señaló que Qualcomm acordó el lunes comprar 4.200 millones de dólares adicionales en chips semiconductores a la fábrica de GlobalFoundries de Nueva York, lo que eleva su compromiso total a 7.400 millones de dólares en compras hasta 2028.

La Casa Blanca también dijo que Micron estaba anunciando una inversión de 40.000 millones de dólares en la fabricación de chips de memoria, lo que aumentaría la cuota de mercado de Estados Unidos del 2% al 10%.

La legislación pretende aliviar una escasez persistente que ha afectado a todo, desde coches, armas, lavadoras y videojuegos. Miles de automóviles y camiones siguen aparcados en el sureste de Míchigan a la espera de chips, ya que la escasez sigue afectando a los fabricantes de coches.

La ley, que supone una inusual incursión en la política industrial de Estados Unidos, incluye también una bonificación fiscal del 25% de la inversión para las fábricas de chips, cuyo valor se estima en 24.000 millones de dólares.

La legislación autoriza 200.000 millones de dólares a lo largo de 10 años para impulsar la investigación científica estadounidense con el fin de competir mejor con China. El Congreso tendría que aprobar una ley de asignaciones separada para financiar esas inversiones.

China había presionado contra el proyecto de ley de semiconductores. La embajada china en Washington dijo que Pekín se “oponía firmemente” a él, calificándolo de reminiscencia de una “mentalidad de Guerra Fría”.

Muchos congresistas estadounidenses dijeron que normalmente no apoyarían fuertes subvenciones a empresas privadas, pero señalaron que China y la Unión Europea habían concedido miles de millones en incentivos a sus empresas de chips. También citaron los riesgos para la seguridad nacional y los enormes problemas de la cadena de suministro global que han obstaculizado la fabricación mundial.