This content is not available in your region

El presidente destituido de Sri Lanka quiere entrar en Tailandia tras varias semanas en Singapur

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Exclusive-Rights group seeks arrest of former Sri Lanka president Rajapaksa in Singapore
Exclusive-Rights group seeks arrest of former Sri Lanka president Rajapaksa in Singapore   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Panu Wongcha-um

BANGKOK, 10 ago – El expresidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, solicitó la entrada en Tailandia para una estancia temporal en un segundo país del sudeste asiático tras huir de su país el mes pasado en un contexto de protestas multitudinarias, informó el miércoles el Ministerio de Asuntos Exteriores tailandés.

Rajapaksa huyó a Singapur el 14 de julio tras los disturbios sin precedentes provocados por la peor crisis económica de Sri Lanka en siete décadas y días después que miles de manifestantes asaltaran la residencia oficial y la oficina del presidente.

El militar retirado renunció entonces a la presidencia, convirtiéndose en el primer jefe de Estado de Sri Lanka que renuncia a mitad de mandato.

Se espera que Rajapaksa abandone Singapur y se dirija a la capital tailandesa, Bangkok, el jueves, según dijeron dos fuentes que pidieron no ser nombradas. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Sri Lanka no respondió inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Tanee Sangrat, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores tailandés, dijo que Rajapaksa tiene un pasaporte diplomático que le permite entrar en el país durante 90 días. No dijo cuándo tenía previsto Rajapaksa visitar el país.

“La entrada a Tailandia del expresidente de Sri Lanka es para una estancia temporal”, dijo Sangrat.

“La parte de Sri Lanka nos informa de que el expresidente no tiene intención de obtener asilo político en Tailandia y que viajará a otro país después”.

Rajapaksa no ha hecho apariciones públicas ni comentarios desde que abandonó Sri Lanka y Reuters no pudo contactar inmediatamente con él.

El Gobierno de Singapur dijo este mes que la ciudad-Estado no le había concedido ningún privilegio o inmunidad.