This content is not available in your region

Las familias divididas siguen sufriendo 75 años después de la partición entre India y Pakistán

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Las familias divididas siguen sufriendo 75 años después de la partición entre India y Pakistán
Las familias divididas siguen sufriendo 75 años después de la partición entre India y Pakistán   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

KARACHI/NUEVADELHI, 13 ago – Ali Hasan Baqai y Syed Abid Baqai, hermanos separados durante 75 años por la partición de India y Pakistán, hablan con sus familias por videollamada, con palabras y lágrimas que los unen pero sin esperanza de reencuentro.

Miles de familias como la de los hermanos Baqai siguen divididas tres cuartos de siglo después de que sus países se formaran en la ruptura de la independencia de la India gobernada por los británicos en 1947.

“Sentí no poder tocarlos”, dijo el hermano menor, Syed, a Reuters en Nueva Delhi. Fue bueno ver a Ali Hasan en Karachi, pero no hay nada como “un abrazo, un toque, estrechar la mano o hablar con ellos” en persona.

Pakistán, de mayoría musulmana, celebra su independencia el domingo, y su archienemigo, de mayoría hindú, el lunes.

Las familias Baqai se reunieron por última vez hace ocho años, cuando el hermano mayor viajó a Nueva Delhi. Según los hermanos, los repetidos intentos de obtener visas por parte de las dos familias han sido rechazados por ambas partes.

Pakistán e India han librado tres guerras desde la independencia, dos de ellas por la disputada región himalaya de Cachemira, que ambos reclaman en su totalidad. Las tensiones alcanzaron su punto álgido en 2019, cuando cada uno envió cazas de combate al espacio aéreo del otro.

La creación de nuevas naciones por parte de Reino Unido a medida que su imperio disminuía después de la Segunda Guerra Mundial, desencadenó una migración sectaria masiva en ambas direcciones, empañada por el derramamiento de sangre y la violencia en ambos lados.

Unos 15 millones de personas cambiaron de país, sobre todo por motivos religiosos, y más de un millón murieron en disturbios religiosos en la partición de 1947, según estimaciones independientes.

Entre los divididos, los Baqai no han podido compartir los momentos más felices ni los más tristes. A Ali Hasan, el hermano mayor, no se le permitió asistir a los funerales indios de sus dos hermanas y su madre en Nueva Delhi.