Europa en alerta por la tensión creciente entre Serbia y Kósovo

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, se dirige a la prensa tras su reunión con los líderes de Serbia y Kóvoso
El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, se dirige a la prensa tras su reunión con los líderes de Serbia y Kóvoso   -   Derechos de autor  Virginia Mayo/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved   -  

La Unión Europea no esconde su preocupación tras el fracaso de las conversaciones para rebajar la tensión entre Serbia y Kósovo.

La reunión celebrada este jueves en Bruselas, con mediación europea, no logró ningún avance sobre la decisión de Kósovo de prohibir los documentos de identidad y las matrículas serbias en su territorio. Una medida que entrará en vigor el 1 de septiembre.

Borrell: "Este no es momento de aumentar las tensiones"

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, alertó tras la reunión de que este es el peor momento para crear un nuevo foco de tensión en Europa.

"Esto ocurre en un momento crítico para Europa. Vemos el regreso de la guerra a nuestro continente. Tras la invasión rusa de Ucrania, hacemos frente a un momento dramático y muy peligroso. Este no es tiempo para aumentar las tensiones, sino para buscar soluciones", dijo Borrell. 

El secretario general de la OTAN advierte frente a la retórica incendiaria de ambas partes

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, mantuvo reuniones por separado con los líderes de Serbia y Kósovo, a los que advirtió de los peligros de la retórica incendiaria, con ambas partes agitando el espectro de una nueva guerra en los Balcanes.

Alrededor de 3.700 militares de la OTAN y de países aliados están desplegados en Kósovo para garantizar la libertad de circulación de todas las comunidades que viven en el territorio, pero las crecientes tensiones lo impiden. Países como España, Rusia, China e India aún no han reconocido la autoproclamada independencia de Kósovo.