Con tres ríos y sin agua corriente: la extraña y difícil situación de Ribadavia, en Galicia

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
Un hombre llena un cubo en una fuente de Ribadavia, Orense, ante la falta de suministro en el arroyo de captación
Un hombre llena un cubo en una fuente de Ribadavia, Orense, ante la falta de suministro en el arroyo de captación   -   Derechos de autor  Eurovision

La pequeña localidad de Ribadavia, en Orense, Galicia, es estos días el perfecto ejemplo de las consecuencias de la sequía en España.

Aquí, muchas pequeñas empresas hacen malabares cada día para poder trabajar respetando las restricciones de consumo de agua existentes. Imma, peluquera, no tiene otro remedio que recurrir al agua embotellada.

"Tenemos agua corriente de 13:00 a 15:00 horas, y de 20:30 a 23:00, todo ello fuera del horario laboral", cuenta Imma. "Nos las arreglamos como podemos".

Situación muy similar para Felipe, el panadero, o para José Manuel, dueño del bar, que, a falta de agua corriente, tienen que servirse de las fuentes para realizar sus respectivos trabajos. Sólo 500 de los 5.000 habitantes de Ribadavia tienen agua corriente todo el día, los que viven en el casco histórico. Las tuberías son antiguas y los cortes y reinicios del suministro podrían reventarlas.

"Es la primera vez que pasa esto en Ribadavia", reconoce José Manuel, propietario del bar La Parra. "La seca o como se quiera llamar... Pero nunca antes había habido tan poca agua como este año. ¡Y eso teniendo los ríos Miño y Avia!

En efecto, por Ribadavia pasan hasta tres ríos, si bien aquel del que normalmente se abastecen, el arroyo Maquiáns, está ahora mismo seco y los cortes duran casi todo el día. El ayuntamiento ha puesto depósitos de agua en las calles, transportando el preciado líquido en camiones cisterna, mientras se trabaja en una nueva captación.

A la espera de que esta sea un hecho toca seguir tratando al agua como lo que es: un bien muy preciado.