"Europa unida es mejor y más fuerte": El turbulento camino para alcanzar la paz en Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Méabh Mc Mahon
"Europa unida es mejor y más fuerte": El turbulento camino para alcanzar la paz en Ucrania
Derechos de autor  euronews   -  

La guerra en Ucrania acaba de entrar en su sexto mes la semana pasada, en el mismo día en que Ucrania celebró su Día de la Independencia. Es ahora que el tema de la paz en Europa es más pertinente que nunca. 

En esta edición de The Global Conversation, Euronews reunió a diferentes actores políticos europeos para hablar del tema. 

La política Yulia Tymoshenko, exprimera ministra de Ucrania en dos ocasiones y una de las principales caras de la revolución naranja. Hryhoriy Nemyria, vicepresidente primero de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento de Ucrania, Kolinda Grabar-Kitarović, la expresidenta de Croacia, y Aleksander Kwaśniewski, el expresidente de Polonia.

"La victoria en el campo de batalla es el único camino hacia la paz"

Para Yulia Tymoshenko, es díficil definir el final de esta guerra, y para alcanzar la paz existen dos caminos. Uno más realista que el otro. 

"Un camino es el de ganar en el campo de batalla. Y el segundo camino es apaciguar al Kremlin y a Putin, y acordar algún trato. En muchos países europeos empiezan a hacer pequeñas insinuaciones de que por culpa de la guerra, tienen una alta inflación, dificultades sociales, económicas y políticas. Por lo tanto, vamos a terminar esta guerra con un tratado de paz. Pero ahora quiero ser muy clara: desgraciadamente, no hay dos caminos. Sólo existe uno, y es la victoria en el campo de batalla."

Según la exprimera ministra ucraniana, la única manera en la que Rusia cedería a firmar un acuerdo de paz, sería a partir de cuatro requisitos: Conceder los territorios ucranianos conquistados, que Ucrania nunca se convierta en un miembro de la OTAN, reducir el éjercito ucraniano, y renunciar a la historia y cultura ucranianas para seguir el camino de la rusificación. 

"Hay que tener en cuenta que lo que hoy está ocupado temporalmente en Ucrania es esencialmente un territorio igual a la superficie de Portugal. Por lo tanto, es inaceptable para Ucrania y para todo el mundo libre ser privado de territorios por medio de la guerra", recuerda la Tymoshenko. 

Según la política, si el Kremlin no renuncia a estas condiciones, no se trata de un acuerdo de paz. Sino de una capitulación con la participación de Ucrania. 

"Nadie en Ucrania, desde el presidente hasta un niño ordinario, aceptará estas condiciones. Es imposible. Y quiero decirles que este no es un camino hacia la paz, es un camino para continuar la guerra. Y por eso, junto con 50 países unidos en la coalición Ramstein para ayudar a Ucrania, conseguiremos definitivamente la victoria". 

"Hay que aprender de las lecciones del pasado"

Revisitando el ataque ruso a Georgia en 2008, y la anexión de Crimea en 2014, Hryhoriy Nemyria concluye que lo más importante es aprender las lecciones del pasado, y la importancia de que los Estados en medio del conflicto dejen la neutralidad de lado, lo que él llama "zonas grises". 

"El hecho mismo de que Finlandia y Suecia, cuando empezó la guerra, decidieran entrar en la OTAN y no estuvieran dispuestos a seguir en el vacío de seguridad que hay en medio, es una lección muy poderosa que deben aprender los demás y no sólo para Europa, sino también en regiones como el Pacífico". 

Con el ejemplo de las "garantías de seguridad" negociadas en 1994 por Ucrania, Nemyria dice que no es posible negociar con países como Irán o Corea del Norte. 

"Ucrania en 1994 renunció al tercer arsenal nuclear del mundo. Mayor que el del Reino Unido, Francia y China juntos, a cambio de adherirse al Tratado de No Proliferación. Todo  fue transferido a Rusia y destruido. Y a cambio, Ucrania recibió "garantías de seguridad" en el antiguo Memorándum de Budapest. Así que, cuando empezó la guerra, Ucrania dijo: "tenemos garantías de seguridad de integridad territorial, soberanía e independencia", y fue uno de los garantes el que atacó a Ucrania. Entonces, las instituciones internacionales, que son los garantes, no fueron capaces de cumplir su promesa", explica Neymiria. 

"Tenemos una responsabilidad colectiva por lo que está ocurriendo en Ucrania"

La expresidenta de Croacia Kolinda Grabar-Kitarović comparte la opinión de Nemyria, comparando la anexión de Crimea con la guerra actual. 

"Creo que nuestra reacción colectiva en 2014 fue lenta. No fue lo suficientemente fuerte. Y en contraste con eso, creo que la reacción que vimos después de la invasión abierta del 24 de febrero, uno de los elementos que el presidente Putin había calculado mal, fue la velocidad y la profundidad de la reacción de la Unión Europea, de la OTAN y de la comunidad mundial colectivamente". 

Sin embargo la cuestión es finalmente la durabilidad de esta reacción, sobre todo porque, según la expresidenta, Putin tiene los medios para hacer una guerra larga. 

"Se está preparando para una larga guerra de desgaste en Ucrania. Es una guerra de ganancias incrementales a un precio muy alto, pero también de desgaste de nuestra unidad y propósito y resolución en Occidente y otras partes del mundo. Porque con el aumento de los precios de la energía, con la inflación, con la militarización de los alimentos y la energía, sin duda habrá insatisfacción en nuestras propias sociedades con lo que vamos a enfrentar este invierno". 

"Europa unida no sólo es más fuerte, sino que mejor"

Para Aleksander Kwaśniewski, expresidente de Polonia, la unidad que Europa demostró ante la guerra en Ucrania es un valor muy importante, y uno que debe seguir. 

 "Si Europa se desintegra, no tendremos ninguna posibilidad en el siglo XXI en estos procesos globales que podemos observar. Tenemos fuertes competidores, a veces enemigos. Rusia es un enemigo, China es un fuerte competidor, probablemente en los próximos meses veremos a China como un enemigo también, debido a la muy probable agresión contra Taiwán. Así que el primer mensaje es que una Europa unida es más fuerte, es mejor, y ese es un buen espacio para todos nosotros y para ustedes, la generación joven también".

Así se dirigió a las nuevas generaciones, haciendo énfasis en que, por un momento, es necesario sufrir para luchar por valores más importantes. 

"La generación de mis padres, de mis abuelos... se enfrentaban cada 10 o 20 años a guerras, a conflictos, a la pobreza, al hambre.... Así que eso es para nosotros, y para todos nosotros, un reto realmente difícil pero muy importante. Y tenemos que pasar este examen con éxito porque es importante para nuestro futuro".