El féretro de Isabel II llega este domingo a Edimburgo desde Balmoral

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con Agencia EFE
Edimburgo se prepara para que miles de personas acudan a las calles de la ciudad cuando el féretro de la reina sea llevado al Palacio de Holyroodhouse. Foto tomada el 10/09/22
Edimburgo se prepara para que miles de personas acudan a las calles de la ciudad cuando el féretro de la reina sea llevado al Palacio de Holyroodhouse. Foto tomada el 10/09/22   -   Derechos de autor  AP / Jon Super   -  

A la espera del funeral de Estado, que tendrá lugar el lunes 19 de septiembre en el palacio de Westminster, los británicos tendrán la oportunidad de dar el último adiós a Isabel II en la catedral de St Giles, en el corazón de Edimburgo.

Las calles de la capital escocesa comenzaron a prepararse desde el sábado para la llegada de los restos mortales de la monarca al palacio de Holyroodhouse, residencia real, desde donde será trasladado el lunes en procesión hasta la catedral de St Giles, un templo de estilo gótico.

Se espera que el traslado comience sobre las 10.00 horal local. Se realizará por carretera desde Balmoral, en el noroeste de Escocia, hasta Holyroodhouse, un recorrido que llevará varias horas, una vez que el cortejo fúnebre pase por las localidades escocesas de Ballater, Aberdeen y Dundee.

El domingo por la tarde, el féretro permanecerá en la residencia de Holyroodhouse, ubicada frente al Parlamento regional escocés.

Escocia ha perdido a una de sus servidoras más dedicadas y queridas. El dolor que hemos visto en todo el mundo ha sido profundo y profundamente conmovedor.
Nicola Sturgeon
Ministra principal de Escocia.

Miembros de la familia real irán en procesión tras el féretro hasta la catedral, donde habrá un servicio religioso, antes de que el martes los restos mortales sean llevados a Londres.

"Es un momento histórico del que quieres formar parte. De niño solía ir al colegio que estaba cerca de Balmoral. Recuerdo que la reina nos saludaba cuando pasaba por aquí", relata un ciudadano escocés. 

"Se merece toda esta atención, mañana habrá mucha gente", dice por su parte otra ciudadana. 

Una familia normal: devastada y con un día libre para pasar el duelo

El sábado parte de la familia real asistió a un servicio religioso privado en Balmoral. Entre los presentes estaban los príncipes Andrés y Eduardo, y la princesa Ana. 

"El príncipe Andrés se acercó a nosotros y le pregunté simplemente cómo estaban las cosas. Y me dijo que les habían dado un día libre, un día para pasarlo en familia", cuenta Tom Harrison, de 62 años. 

"Sólo vinimos a depositar flores para presentar nuestros respetos, pero en realidad no esperábamos ver a la familia real en absoluto. Fue realmente muy emotivo, podías sentir que estaban de duelo, pensé que debe haber sido increíblemente duro para ellos. No sé cómo se las arreglaron para presentarse, pero sé que es su trabajo. Al mismo tiempo, siguen siendo humanos y tuvo que ser muy difícil", dice la joven Kathryn Groundwater.

El funeral en la abadía de Westminster

En los días siguientes, habrá diversos ensayos para el esperado funeral de Isabel II, que se prevé sea un acontecimiento rodeado de pompa, con el desfile de los guardias reales y otros regimientos, entre ellos los escoceses, que harán sonar sus gaitas.

El próximo fin de semana empezarán a llegar a Londres jefes de Estado, primeros ministros, presidentes y miembros de otras casas reales para el funeral de Estado que Isabel II recibirá en la Abadía de Westminster, donde la reina se casó en 1947.

Editor de vídeo • Oscar Valero