China retrasa una reunión económica clave por los indicios de un aumento de las infecciones

China retrasa una reunión económica clave por los indicios de un aumento de las infecciones
China retrasa una reunión económica clave por los indicios de un aumento de las infecciones Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Brenda Goh y Farah Master

SHANGHÁI/HONG KONG, 13 dic - Los dirigentes de China han retrasado, al parecer, una reunión clave de política económica por la cada vez mayor cantidad de indicios de que las infecciones por el COVID-19 están aumentando, casi una semana después de que Pekín se deshizo de algunas de las restricciones más estrictas del mundo.

Se esperaba que el presidente Xi Jinping y otros miembros del Politburó y altos funcionarios del Gobierno asistieran a la Conferencia Central de Trabajo Económico a puerta cerrada, probablemente esta semana, para trazar un curso político para la asediada economía china en 2023.

Un artículo de Bloomberg News del martes por la noche, que citó a personas familiarizadas con el asunto, dijo que la reunión se había retrasado y no había fecha para reprogramarla.

Analistas empresariales y expertos en política económica señalaron que se esperaba que los dirigentes de la economía trazaran nuevas medidas de estímulo y debatieran los objetivos de crecimiento que tanto se esperaban de la reunión anual de tres días.

El retraso se produce en un momento en que las autoridades siguen dando marcha atrás en la política de "cero-COVID" defendida por Xi.

Hay largas colas en las puertas de las clínicas de control de la fiebre, una preocupante señal de una oleada de infecciones, a pesar de que el recuento oficial de nuevos casos ha descendido en las últimas semanas a medida que las autoridades reducen las pruebas de detección.

Las empresas chinas, desde el gigante del comercio electrónico JD.com hasta la marca de cosméticos Sephora, se están apresurando a minimizar el impacto del aumento de las infecciones: distribuyendo paquetes para análisis, fomentando el trabajo a domicilio y, en algunos casos, adquiriendo camiones cargados de medicamentos.

Las señales llegan en un momento en que China intenta alinearse rápidamente con un mundo que se ha reabierto en gran medida, tras las protestas sin precedentes del mes pasado, tres años después del inicio de la pandemia.

Las manifestaciones fueron la mayor muestra de descontento público durante la década de presidencia de Xi y ocurrieron cuando las cifras de crecimiento eran las peores en 50 años.

A pesar del aumento de las infecciones, los ciudadanos chinos aplaudieron la retirada el martes de una aplicación estatal que se utilizaba para saber si se había viajado a zonas afectadas por el COVID.

Las autoridades desactivaron la aplicación "código de itinerario" en la medianoche del lunes, y las cuatro empresas de telecomunicaciones de China dijeron que borrarían los datos de los usuarios asociados a la aplicación.

"Adiós código de itinerario, espero no volver a verte nunca más", decía un post en la plataforma de redes sociales Weibo, donde la gente aplaudía la desaparición de una aplicación que los críticos temían que pudiera utilizarse para la vigilancia masiva.

Y en una nueva señal de flexibilización de las políticas, la empresa sanitaria china 111.inc ha empezado a vender a través de su aplicación Paxlovid, de Pfizer, para el tratamiento del COVID-19, un medicamento que hasta ahora sólo estaba disponible en algunos hospitales.

Según el servicio de atención al cliente de la plataforma, el medicamento se agotó media hora después de que los medios de comunicación locales se hicieran eco del anuncio.

A pesar del alivio por la decisión de la semana pasada de empezar a revocar la política gubernamental de cero COVID, se teme que China pague ahora un precio.

BAJAN LAS PRUEBAS

Se espera que las infecciones aumenten aún más durante las vacaciones del Año Nuevo chino, el mes que viene, cuando la gente viaja por todo el país para estar con sus familias, un riesgo para una población de 1.400 millones de personas que carece de "inmunidad de rebaño" y tiene tasas de vacunación relativamente bajas entre los ancianos, según algunos analistas.

Los analistas afirman que el descenso de los nuevos casos notificados podría reflejar la disminución de los requisitos de análisis más que la situación real sobre el terreno.

"El rápido aumento de los contagios en las grandes ciudades podría ser sólo el principio de una oleada masiva de infecciones por COVID", afirma Ting Lu, economista jefe para China de Nomura.

"Calculamos que la llegada de inmigrantes en torno a las vacaciones del Año Nuevo chino, a finales de enero, podría provocar una propagación sin precedentes del COVID".

Los expertos afirman que el frágil sistema sanitario chino podría verse desbordado rápidamente si esos temores se hacen realidad.

En Pekín, los asientos vacíos en los trenes de cercanías y los restaurantes desiertos ponen de manifiesto la cautela de algunas personas.

"Puede que otras personas tengan miedo o estén preocupadas por la salud de sus hijos y abuelos. Es una decisión personal", declaró a Reuters Gao Lin, trabajador financiero de 33 años.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Macron inaugura la Villa Olímpica de París 2024

Mapas de la guerra: Rusia trata de consolidar posiciones en torno a Avdivka

Una huelga de transportes dificulta la movilidad en Alemania entre demandas de mejoras laborales