China defiende su respuesta al COVID después de las preocupaciones de la OMS y Biden

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
China defiende su respuesta al COVID después de las preocupaciones de la OMS y Biden
China defiende su respuesta al COVID después de las preocupaciones de la OMS y Biden   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Bernard Orr y Brenda Goh

PEKÍN/SHANGHÁI, 5 ene – China defendió el jueves su manejo del brote de COVID-19 después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresó su preocupación y la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que Pekín no estaba informando de manera completa las muertes por el virus.

El director de emergencias de la OMS, Mike Ryan, dijo el miércoles que los funcionarios chinos estaban subrepresentando los datos en varios frentes, en algunos de los comentarios más críticos de la agencia de salud de la ONU hasta la fecha.

China eliminó sus estrictos controles de COVID el mes pasado después de las protestas en contra de las medidas, abandonando una política que había protegido del virus a sus 1.400 millones de habitantes durante tres años.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Mao Ning, dijo en una conferencia de prensa regular en Pekín que China había compartido de manera transparente y rápida los datos de COVID con la OMS. Aseguró que la “situación epidémica de China es controlable” y que esperaba que la OMS “mantuviera una posición científica, objetiva e imparcial”.

“Los hechos han demostrado que China siempre, de acuerdo con los principios de legalidad, oportunidad, apertura y transparencia, ha mantenido una comunicación cercana y ha compartido información y datos relevantes con la OMS de manera oportuna”, dijo Mao.

China reportó una nueva muerte por COVID en la parte continental el miércoles, en comparación con las cinco del día anterior, lo que elevó su número oficial de fallecidos a 5.259.

Ryan dijo el miércoles que las cifras que China estaba publicando estaban subrepresentadas en ingresos hospitalarios, pacientes en unidades de cuidados intensivos y muertes. Afirmó además que la definición de Pekín de muertes relacionadas con el COVID eran muy limitadas.

Horas después, el presidente estadounidense, Joe Biden, también expresó su preocupación por el manejo de China de un brote de COVID que está llenando hospitales y abrumando algunas funerarias.

“Son muy sensibles (…) cuando sugerimos que no han sido tan comunicativos”, dijo Biden a periodistas durante una visita a Kentucky.

HOSPITALATESTADO

Estados Unidos es uno de más de una docena de países que han impuesto restricciones a los viajeros de China, mientras que el ministro de Salud de Alemania, Karl Lauterbach, también anunció el jueves normas más estrictas para ingresar al país.

China, que criticó tales controles fronterizos, dijo que su frontera con su región administrativa especial de Hong Kong también reabriría el domingo, por primera vez en tres años.

Millones de personas viajarán dentro de China a finales de este mes para las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

El Gobierno chino ha minimizado la gravedad de la situación en los últimos días. El estatal Global Times, dijo en un artículo el miércoles que el COVID había alcanzado su punto máximo en varias ciudades, citando entrevistas con médicos.

Pero en un hospital en el distrito Qingpu de los suburbios de Shanghái, los pacientes en las camas se alineaban en los pasillos del área de tratamiento de emergencia y el vestíbulo principal el jueves, la mayoría de ellos ancianos y varios respirando con tanques de oxígeno, dijo un testigo de Reuters.

Un aviso en una pizarra advertía que los pacientes tendrían que esperar un promedio de cinco horas para ser atendidos.

El personal declaró muerto a un paciente anciano y colocó una nota en el cuerpo en el suelo que indicaba que la causa de la muerte era “insuficiencia respiratoria”.

La policía patrullaba afuera de un crematorio cercano, donde una multitud de dolientes llevaba coronas y esperaba para recoger las cenizas de sus seres queridos.

BRECHAS DE DATOS

Con una de las cifras oficiales de muertes por COVID más bajas del mundo, China ha sido acusada de manera rutinaria de no informar por razones políticas.

En diciembre, la OMS dijo que no había recibido datos de China sobre nuevas hospitalizaciones por COVID desde que Pekín levantó su política de cero COVID.

En su último informe semanal, la OMS afirmó que China reportó 218.019 nuevos casos semanales de COVID hasta el 1 de enero, y agregó que las brechas en los datos podrían deberse a que las autoridades simplemente tienen dificultades para contar los casos. Los métodos para contar muertes por COVID han variado entre países desde que la pandemia estalló por primera vez en la ciudad de Wuhan, en el centro de China, a fines de 2019.

Los funcionarios de salud chinos han dicho que solo las muertes causadas por neumonía e insuficiencia respiratoria en pacientes que tenían el virus se clasifican como muertes por COVID.

Pero los expertos en enfermedades fuera de China han dicho que su enfoque pasaría por alto varios otros tipos ampliamente reconocidos de complicaciones fatales por COVID, desde coágulos de sangre hasta ataques cardíacos, así como sepsis e insuficiencia renal.

Los expertos en salud internacionales predicen al menos 1 millón de muertes relacionadas con COVID en China este año sin una acción urgente. La firma de datos de salud con sede en Reino Unido Airfinity ha estimado que alrededor de 9.000 personas en China probablemente mueren cada día a causa de COVID.