China suspende visados de corta duración para surcoreanos por las restricciones COVID

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
China suspende visados de corta duración para surcoreanos por las restricciones COVID
China suspende visados de corta duración para surcoreanos por las restricciones COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Yew Lun Tian y Eduardo Baptista

PEKÍN, 10 ene – La embajada de China en Seúl informó el martes que ha dejado de emitir visados de corta duración para visitantes procedentes de Corea del Sur, la primera medida de represalia contra los países que imponen restricciones al COVID-19 a los viajeros procedentes de China, donde el coronavirus se propaga sin control.

China reabrió sus fronteras el domingo después de tres años de aislamiento, eliminando la última restricción importante que formaba parte de un régimen de “cero contagios” que empezó a desmantelar abruptamente a principios de diciembre tras las históricas protestas contra las restricciones.

Los frecuentes confinamientos, las incesantes pruebas y otras restricciones de movimiento desde principios de 2020 han llevado a la segunda mayor economía del mundo a una de sus tasas de crecimiento más bajas en casi medio siglo y han causado una angustia generalizada.

China ha dejado de publicar recuentos diarios de infecciones. Desde que dio un giro a su política, ha estado informando de cinco muertes al día, o menos, cifras que han sido cuestionadas por la Organización Mundial de la Salud y que no concuerdan con los informes de las funerarias sobre el aumento de la demanda de sus servicios.

Estados Unidos, Corea del Sur, Francia y otros países introdujeron requisitos de pruebas en respuesta al brote de COVID-19 en China.

Algunos Gobiernos han expresado su preocupación por la transparencia de Pekín en cuanto a la magnitud y el impacto del brote, mientras los expertos internacionales predicen al menos un millón de muertes en China este año. Washington también ha expresado su preocupación por las posibles mutaciones futuras del coronavirus.

Aunque Pekín también exige resultados negativos en las pruebas de COVID-19 a cualquier persona que aterrice en China, la semana pasada las autoridades amenazaron con tomar represalias contra los países que exigen pruebas a las personas procedentes de China.

En la primera medida de este tipo, la embajada de China en Corea del Sur ha suspendido los visados de corta duración para los visitantes procedentes del país.

La embajada ajustará la política a condición de que se levanten las “restricciones de entrada discriminatorias” de Corea del Sur contra China, dijo en su cuenta oficial de WeChat.

El anuncio se produce un día después de una llamada telefónica entre el ministro de Asuntos Exteriores, Qin Gang, y su homólogo surcoreano, Park Jin, en la que se plantearon las restricciones.

China ha rechazado las críticas sobre sus datos como intentos políticamente motivados de desprestigiar su “éxito” en la gestión de la pandemia y ha afirmado que cualquier mutación futura será probablemente más infecciosa, pero menos dañina.

El martes, los medios estatales siguieron restando importancia a la gravedad del brote.

Un artículo de Health Times, una publicación gestionada por el Diario del Pueblo, el periódico oficial del Partido Comunista, citaba a varios responsables afirmando que las infecciones han disminuido en la capital, Pekín, y en varias provincias chinas.

Kan Quan, director de la Oficina de Prevención y Control de Epidemias de la provincia de Henan, dijo que la tasa de infección en esta provincia central de 100 millones de habitantes era de casi el 90% a 6 de enero.

Yin Yong, alcalde en funciones de Pekín, dijo que la capital también había superado su pico. Li Pan, subdirector de la Comisión Municipal de Salud de la ciudad de Chongqing, dijo que el pico se alcanzó el 20 de diciembre.

En la provincia de Jiangsu, el pico se alcanzó el 22 de diciembre, mientras que en la provincia de Zheijiang “la primera oleada de infecciones ha pasado sin problemas”, según las autoridades. Dos ciudades de la provincia meridional de Guangdong, corazón manufacturero de China, alcanzaron su pico antes de finales de año.

CRÍTICAS A PFIZER

Los mercados financieros consideraron un mero inconveniente los últimos controles fronterizos y el yuan alcanzó el martes un máximo de casi cinco meses.

Aunque los vuelos diarios de entrada y salida de China siguen siendo, por el momento, una décima parte de los niveles previos al COVID-19, las empresas de toda Asia, incluidos los propietarios de tiendas surcoreanas y japonesas, los operadores de autobuses turísticos tailandeses y los grupos de K-pop ven con optimismo la perspectiva de más turistas chinos.

El gasto en el extranjero de los compradores chinos suponía un mercado de 250.000 millones de dólares al año antes del COVID-19.

Las represalias contra Corea del Sur no han sido el único conflicto por el COVID-19 que se ha gestado en China.

Los medios estatales también han arremetido contra Pfizer Inc por el precio de su tratamiento contra el COVID-19, Paxlovid.

“No es ningún secreto que las fuerzas del capital de Estados Unidos ya han acumulado una gran fortuna en el mundo a través de la venta de vacunas y medicamentos y el Gobierno de Estados Unidos ha estado coordinándolo todo el tiempo”, dijo el tabloide nacionalista Global Times en un editorial.

El consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, dijo el lunes que la empresa estaba en conversaciones con las autoridades chinas sobre el precio del Paxlovid, pero no sobre la concesión de licencias para una versión genérica en China.

El brusco cambio de rumbo en las políticas de COVID-19 ha dejado al sistema sanitario chino desprevenido, con muchos hospitales mal equipados para atender a pacientes en estado crítico y las ciudades más pequeñas luchando por conseguir suministros básicos de medicamentos contra la fiebre.

Yu Weishi, presidente de Youcare Pharmaceutical Group, dijo a Reuters que su empresa había quintuplicado la producción de sus medicamentos antifebriles hasta alcanzar un millón de cajas al día en el último mes.

Wang Lili, director general de otra empresa farmacéutica, CR Double Crane, dijo a Reuters que los sueros intravenosos eran su producto más demandado.

Desde el 5 de enero, la empresa ha operado los fines de semana para satisfacer la demanda.

“Trabajamos 24 horas al día, 7 días a la semana”, dijo Wang.