El gobierno de Lula se prepara para más protestas antidemocráticas en Brasil

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El gobierno de Lula se prepara para más protestas antidemocráticas en Brasil
El gobierno de Lula se prepara para más protestas antidemocráticas en Brasil   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Ricardo Brito

BRASILIA, 11 ene – El gobierno de Brasil, que lleva 11 días en el poder, se preparaba el miércoles para más protestas antidemocráticas de los partidarios del expresidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, que atacaron e invadieron edificios del gobierno amenazando la estabilidad política del país.

El gobierno del presidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva reforzó las medidas de seguridad en todo el país mientras aparecían volantes en las redes sociales a favor de Bolsonaro llamando a manifestaciones masivas en ciudades brasileñas para “retomar el poder”.

“Tenemos medidas para este miércoles para reforzar la seguridad en todo el país desde que circularon panfletos de nuevas manifestaciones”, dijo a última hora del martes el jefe de gabinete de Lula, Rui Costa, tras una reunión de gabinete.

Ante la amenaza de nuevas protestas, el Procurador General del Gobierno pidió al Supremo Tribunal Federal que prohíba los bloqueos de carreteras en todo Brasil y la invasión de edificios públicos.

Su oficina también pidió una prohibición temporal de las manifestaciones y multas para las empresas que financien la logística de las protestas antidemocráticas.

Las autoridades han tratado de bloquear los activos de Bolsonaro y el martes se emitieron órdenes de arresto contra funcionarios responsables de la seguridad pública en Brasilia por permitir una insurrección.

El domingo, miles de partidarios de Bolsonaro irrumpieron en las sedes del poder en Brasilia y saquearon el Supremo Tribunal Federal, el Congreso y las oficinas presidenciales en el peor asalto a la democracia desde que terminó la dictadura militar en 1985.

Bolsonaro, que abandonó Brasil 48 horas antes de que terminara su mandato y aún no ha reconocido su derrota ante Lula en las elecciones de octubre, dijo en las redes sociales desde Florida que planeaba regresar a Brasil antes de lo previsto por razones médicas.

El juez del Supremo Tribunal Federal Alexandre de Moraes emitió el martes una orden de arresto contra el exministro de Justicia de Bolsonaro, Anderson Torres, quien se convirtió en el jefe de seguridad pública de Brasilia después de que Lula asumió el cargo el 1 de enero.

Torres fue despedido por su incapacidad para detener las protestas del domingo y la orden de arresto citaba connivencia con los manifestantes, que marcharon hacia el centro de la capital sin obstáculos y, de hecho, escoltados por coches de la policía.

Torres no se encontraba en la ciudad durante los disturbios, ya que había volado a Florida a principios de mes. El martes dijo en Twitter que regresaría a Brasil desde Orlando, donde estaba de vacaciones con su familia, y se entregaría a la justicia.

El juez Moraes también solicitó la detención de Fabio Augusto Vieira, jefe de la policía militar de Brasilia, uno de los responsables de la protección de los principales edificios gubernamentales de Brasilia.

El martes, los fiscales del Tribunal de Cuentas de la Unión pidieron a la corte que bloquee los bienes de Bolsonaro y Torres, así como los del exgobernador de Brasilia, Ibaneis Rocha, quien fue destituido por el juez Moraes por no detener los disturbios del domingo en la capital.

Las autoridades restablecieron el orden en Brasilia el lunes y los soldados desmantelaron un campamento frente al cuartel general del ejército donde los partidarios de Bolsonaro habían pedido un golpe militar desde que Lula ganó las elecciones en octubre. Más de 1.000 personas fueron detenidas y estaban siendo interrogadas por la policía.