Las "peligrosas" sequías amenazan la seguridad alimentaria en Túnez

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Las "peligrosas" sequías amenazan la seguridad alimentaria en Túnez
Las "peligrosas" sequías amenazan la seguridad alimentaria en Túnez   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Tarek Amara y Jihed Abidellaoui

SILIANA, Túnez, 11 ene – Tres años de sequía han secado los embalses de Túnez, amenazando cosechas fundamentales para la maltrecha economía del país norteafricano y empujando a su Gobierno a subir los precios del agua corriente para hogares y empresas.

Desde septiembre sólo han caído 110 millones de metros cúbicos de lluvia en Túnez, aproximadamente una quinta parte de lo normal, y los responsables del sindicato de agricultores y del principal sindicato de trabajadores del país advierten de que las cosechas de cereales se resentirán, lo que se suma a los problemas existentes de abastecimiento alimentario.

“La situación es muy peligrosa debido a los años de sequía continua”, declaró Hammadi Habib, del Ministerio de Agricultura tunecino. “Los embalses están sólo al 25% de su capacidad y algunos sólo al 10%”, añadió.

Con la aceleración del cambio climático, que ha traído un calor abrasador a la región mediterránea en los últimos veranos, las lluvias invernales han disminuido repetidamente en el norte de África, causando problemas a la agricultura desde Marruecos hasta Túnez.

En el embalse de Sidi el Barrak, en Nafza, a 140 km al oeste de la capital, Túnez, el suelo seco detrás de una presa está agrietado y los árboles mueren lentamente, como consecuencia de otra falta de lluvias.

Los embalses vacíos en las fértiles colinas del norte y las llanuras del este de Túnez están alarmando a los agricultores que producen las cosechas de aceitunas y trigo, que antaño hicieron del país un granero para el mundo antiguo. El aceite de oliva sigue siendo el producto de exportación más importante del país.

En la región rural de Siliana, el agricultor Hatem Nafroudi llenaba su camión cisterna con agua de un embalse agotado, con su rostro reflejando su confusión y su melancolía.

“No estoy acostumbrado a regar almendros y olivos en invierno. Pero debido a esta sequía, aquí estoy”, dijo, lamentando lo que calificó como la peor temporada de lluvias en décadas.

Túnez ya tiene problemas de abastecimiento de alimentos debido a los altos precios mundiales y a las propias dificultades financieras del país, que han reducido su capacidad para comprar alimentos importados y subvencionar sus explotaciones agrícolas.

La sequía ha hecho subir los precios de los forrajes, lo que ha contribuido a la crisis de la industria láctea tunecina, con los ganaderos vendiendo los rebaños que ya no pueden mantener, dejando las estanterías de los supermercados vacías de leche y mantequilla.

EMERGENCIA HÍDRICA

El Gobierno tunecino, que intenta dar prioridad a los cereales básicos y a los cultivos de exportación, ha instado a los agricultores a dejar de regar los campos de hortalizas con agua procedente de los embalses.

Como medida de urgencia adicional, las autoridades tunecinas también han limitado en algunos casos el suministro a las granjas del país para asegurarse de que habrá suficiente agua potable para hogares y empresas.

Para hacer frente a sus propios problemas fiscales y a la necesidad de reducir el consumo excesivo, el Gobierno ha subido el precio del agua en una escala variable, con mayores incrementos para los usuarios más intensivos y los sectores económicos más ricos.

Todas estas medidas han provocado un aumento de los precios de las verduras, que se suma a la inflación de más del 10% registrada el mes pasado y que está provocando la ira de la población contra el presidente Kais Saied y su Gobierno, que nombró tras hacerse con la mayoría de los poderes en 2021.

“Es hora de que las autoridades declaren el estado de emergencia hídrica”, dijo Radhia Smine, del Observatorio Tunecino del Agua.

“Si permanecemos en silencio llegaremos al estado de sed. Miles de familias carecerán de agua potable”, añadió.

El ministro de Economía tunecino, Samir Saeed, declaró a Reuters la semana pasada que su país está preparando estudios para nuevas presas y plantas desalinizadoras de agua de mar que se desarrollarán entre 2023 y 2025.

Las autoridades también contemplan un racionamiento más amplio.

“Si no tomamos decisiones en enero para reducir el agua de riego y racionar el uso del agua ahora para dar prioridad al agua potable (…), entonces seguro que en agosto no tendremos agua potable en la capital ni en las regiones costeras”, declaró Habib, del Ministerio de Agricultura.