Mercenarios rusos de Wagner luchan contra la resistencia ucraniana en el centro de Soledar

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Mercenarios rusos de Wagner luchan contra la resistencia ucraniana en el centro de Soledar
Mercenarios rusos de Wagner luchan contra la resistencia ucraniana en el centro de Soledar   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Tom Balmforth y Vladyslav Smilianets

KIEV/CERCA DE BAJMUT, Ucrania, 11 ene – La batalla por Soledar se libraba el miércoles a temperaturas bajo cero, y el grupo mercenario ruso Wagner Group afirmó haber tomado el control de la ciudad dedicada a la extracción de sal, en el este de Ucrania, mientras sus combatientes disparaban contra un foco de resistencia en el centro.

Kiev había declarado anteriormente que sus fuerzas estaban resistiendo. El resumen matutino del ejército ucraniano hizo una mención a Soledar, enumerando la ciudad como una de las poblaciones que estaban siendo bombardeadas en la región de Donetsk. Reuters no pudo verificar esta información sobre el terreno.

Los comandantes rusos han hecho de la captura de Soledar un objetivo clave en una campaña para tomar la cercana ciudad estratégica de Bajmut y la mayor región oriental ucraniana del Dombás.

“Las unidades de Wagner tomaron el control de todo el territorio de Soledar. En el centro de la ciudad se ha formado un hervidero en el que se están librando combates urbanos”, declaró a última hora del martes el jefe de Wagner, Yevgeny Prigozhin, aliado del presidente ruso, Vladímir Putin, según las agencias de noticias rusas.

“El número de prisioneros será anunciado mañana”, añadió, sin dar más detalles.

La toma por Rusia de Soledar y sus enormes minas de sal tendría un valor simbólico, militar y comercial para Rusia. Pero la situación en Soledar y sus alrededores parece inestable.

El Ministerio de Defensa británico dijo anteriormente que las tropas rusas y los combatientes de Wagner probablemente habían tomado el control de la mayor parte de Soledar tras cuatro días de avances.

Pero el comentario de Prigozhin de que los combates continuaban en el centro de Soledar sugería que el control ruso era incompleto, a pesar de su declaración de que toda la ciudad estaba en manos de Wagner.

La agencia de noticias estatal rusa RIA emitió más tarde un artículo en el que afirmaba que el Grupo Wagner se había hecho con el control de las minas de sal de Soledar tras “encarnizados combates”. Las minas de sal están situadas en los suburbios de la ciudad. Washington ha dicho que Prigozhin podría querer el control personal de las minas de la zona.

OLEADAS DE SOLDADOSRUSOS

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, y el mando militar no mencionaron el control de Soledar el martes por la noche. Zelenski repitió su petición de más armas occidentales, diciendo que Rusia estaba reuniendo sus fuerzas para intensificar su campaña. No dio más detalles.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa de Ucrania tuiteó a última hora del martes: “Incluso después de sufrir pérdidas colosales, Rusia sigue intentando maníacamente apoderarse de Soledar, hogar de la mayor mina de sal de Europa”.

Ucrania dijo anteriormente que sus fuerzas seguían manteniendo posiciones en Soledar, resistiendo los asaltos de oleada tras oleada de fuerzas rusas que buscaban su primera victoria en el campo de batalla desde hacía meses.

El viceministro de Defensa ucraniano, Hanna Maliar, declaró el martes por la noche que los combates por la ciudad seguían en curso.

“El enemigo hace caso omiso de las grandes pérdidas de sus efectivos y sigue asaltando activamente”, declaró. “Los accesos a nuestras posiciones están sembrados de cadáveres de combatientes enemigos. Nuestros combatientes mantienen valientemente la defensa”.

Las temperaturas matinales en la zona de combate se situaban en torno a los 12 grados Celsius bajo cero.

Anteriormente, algunos destacados blogueros militares rusos pidieron cautela sobre la situación en Soledar y dijeron que durante la noche continuaron los intensos combates en el centro de la ciudad y en sus afueras.

RUSIABUSCAUNAGRANVICTORIA

El ejército ucraniano afirmó que sus fuerzas habían repelido los ataques enemigos en las zonas de 13 asentamientos de las regiones de Luhansk, Járkov y Donetsk, incluido Bajmut.

La toma de Soledar sería la victoria más importante de Rusia desde agosto, tras una serie de humillantes retiradas durante gran parte de la segunda mitad de 2022. Las fuerzas rusas llevan meses luchando por capturar Bajmut.

Pero cualquier victoria tendría un coste enorme, ya que las tropas de ambos bandos han sufrido grandes pérdidas en algunos de los combates más intensos desde que Rusia invadió Ucrania hace casi 11 meses. En los últimos días, el Gobierno de Kiev ha difundido imágenes en las que se ve a decenas de soldados rusos esparcidos por campos embarrados.

Moscú afirma que la toma de Bajmut supondría un gran paso hacia el control total de la región de Donetsk, una de las cuatro provincias que afirmó haberse anexionado hace tres meses.

Cerca de Bajmut, un equipo de soldados ucranianos disparaba salvas de proyectiles desde un cañón antiaéreo pesado contra lo que decían que eran posiciones terrestres rusas, a través de un árido campo nevado.

“Estamos friendo orcos”, dijo un soldado con el nombre de guerra de “Piloto”, usando un insulto ucraniano habitual para referirse a las tropas rusas.

Su tripulación recibe coordenadas de bases rusas de observadores o drones. Periódicamente bombardean las bases rusas y desatan tormentas de proyectiles cuando avanzan las tropas enemigas: “Si se acercan muy activamente, las matamos en gran número”.

Horas después de que la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, visitara la ciudad nororiental de Járkov, los ataques rusos alcanzaron a última hora del martes una fábrica de fuegos artificiales, según declaró el gobernador regional, que añadió que no hubo heridos.

Rusia inició lo que denomina una “operación militar especial” en Ucrania el 24 de febrero, alegando que los estrechos lazos de Ucrania con Occidente y su ambición de ingresar en la OTAN suponían una amenaza para su seguridad. Kiev y sus aliados acusan a Moscú de una guerra no provocada para arrebatar territorio a Ucrania.