Altos diplomáticos y exfuncionarios ONU intentan arreglar el "Salvaje Oeste" de la pacificación

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Altos diplomáticos y exfuncionarios ONU intentan arreglar el "Salvaje Oeste" de la pacificación

Por Emma Farge

GINEBRA, 20 ene – Un grupo de diplomáticos, antiguos estadistas y funcionarios de la ONU comenzaron esta semana a buscar respaldo político para un marco de pacificación que dé forma a nuevas normas de resolución de conflictos que, según ellos, puedan evitar errores del pasado como los de Mali y Afganistán.

Hay más de 50 conflictos activos en el mundo, desde la República Democrática del Congo hasta Ucrania, que afectan a unos 2.000 millones de personas, un récord en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial.

No obstante, los defensores del marco, que acaban de completar un periodo de consultas de dos años en docenas de países, afirman que los mediadores de paz actuales están aplicando una estrategia equivocada.

“Se podría decir: ‘¿Por qué demonios se habla de paz cuando todo se desmorona? Pero no hay un momento más importante para hablar de paz”, dijo Bert Koenders, exenviado de la ONU para Mali y copresidente de los Principios para la Paz, al margen de una reunión con países en Ginebra.

Añadió que, en la actualidad, los mediadores de paz aplican ideas de estabilización equivocadas y luego se retiran con rapidez. “Lo vemos en Afganistán, lo vemos en Mali. Eso está mal”.

Los talibanes se hicieron con el poder en Afganistán en agosto de 2021, cuando Estados Unidos y otras tropas occidentales se retiraron en medio de escenas de caos.

La retirada de Francia de Mali el año pasado provocó una salida más amplia de una fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU allí que luchó para cumplir su mandato en medio de tensiones con el gobierno militar y una insurgencia islamista en curso.

Yves Daccord, antiguo número dos del Comité Internacional de la Cruz Roja y copresidente de los Principios para la Paz, dijo a Reuters que es fundamental que los procesos de paz dejen de estar dirigidos por agentes externos internacionales y pasen a estar “arraigados localmente”.

Hasta ahora, el nuevo pacto cuenta con cinco estados patrocinadores Alemania, Dinamarca, Suecia, Suiza y Holanda y sus promotores están en conversaciones con otros, así como con donantes privados. Cuenta con más de 100 ONG que lo apoyan.