China dice que el COVID ha tocado techo al comienzo del periodo vacacional

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
China's Lunar New Year travel offers spark of economic rebound from COVID crunch
China's Lunar New Year travel offers spark of economic rebound from COVID crunch   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023

Por Bernard Orr y Liz Lee

PEKÍN, 20 ene – China declaró que lo peor había pasado en su lucha contra el COVID-19 antes del viernes, que se espera que sea uno de los días de mayor actividad de viajes en años, con un movimiento masivo de personas que ha alimentado los temores de un nuevo rebrote de las infecciones.

El vice primer ministro Sun Chunlan, que supervisa la respuesta de China al virus, declaró que el brote se encontraba en un nivel “relativamente bajo”, según informaron medios de comunicación de comunicación estatales a última hora del jueves, después de que las autoridades sanitarias dijeran que el número de pacientes con COVID en clínicas, salas de urgencias y en estado crítico había alcanzado su punto máximo.

Sin embargo, existen dudas generalizadas sobre la versión china de un brote que ha desbordado hospitales y crematorios desde que Pekín abandonó el mes pasado sus estrictos controles y las pruebas masivas para el COVID.

Ese giro de 180 grados en sus medidas, que siguió a protestas históricas contra la estrategia gubernamental de “COVID cero”, desató el virus en 1.400 millones de personas que habían estado en gran medida protegidas desde que surgió en la ciudad de Wuhan a finales de 2019.

Algunos expertos en salud esperan que más de un millón de personas mueran por la enfermedad en China este año, y la consultora británica de salud Airfinity pronostica que las muertes por COVID podrían llegar a 36.000 por día la próxima semana.

“Recientemente, la pandemia general en el país se encuentra en un nivel relativamente bajo”, declaró Sun en declaraciones recogidas por la agencia estatal de noticias Xinhua.

“El número de pacientes críticos en los hospitales está disminuyendo constantemente, aunque la misión de rescate sigue siendo pesada”.

Sus comentarios se produjeron en la víspera de lo que se espera que sea uno de los días más concurridos de viajes en toda China desde que estalló la pandemia a finales de 2019, ya que millones de habitantes de las ciudades viajan a sus pueblos de origen para la fiesta del Año Nuevo Lunar que comienza oficialmente el sábado.

Se espera un total de 2.100 millones de viajes en toda China entre el 7 de enero y el 15 de febrero, según ha estimado el Ministerio de Transporte.

Pasajeros cargados de equipaje y cajas de regalos subían a los trenes el viernes, rumbo a unas reuniones familiares anheladas.

“Todo el mundo está ansioso por volver a casa. Después de todo, llevamos tanto tiempo sin ver a nuestras familias”, dijo a Reuters un hombre de 30 años apellidado Li en la estación de tren del oeste de Pekín.

El regulador chino de Internet dijo esta semana que censuraría cualquier “información falsa” sobre la propagación del virus que pudiera causar un sentimiento “pesimista” durante las festividades del Año Nuevo Lunar.

DEMANDAREPRIMIDA

El presidente Xi Jinping dijo esta semana que le preocupaba la afluencia de viajeros a zonas rurales con sistemas médicos frágiles, y que la protección de los ancianos —muchos de los cuales no están totalmente vacunados— era una prioridad absoluta.

Según un informe publicado el jueves por la Organización Mundial de la Salud, China registró un gran aumento de las hospitalizaciones por COVID en la semana previa al 15 de enero, el más alto desde el inicio de la pandemia.

Las hospitalizaciones aumentaron un 70% con respecto a la semana anterior, hasta alcanzar las 63.307, según la OMS, que basa su información en datos presentados por Pekín.

Sin embargo, en una conferencia de prensa celebrada el jueves, las autoridades sanitarias afirmaron que el número de pacientes con COVID que acudían a los hospitales había alcanzado su punto máximo, con más de un 40% menos de personas tratadas en estado crítico el 17 de enero, en comparación con el pico alcanzado el 5 de enero.

El pasado sábado, China comunicó que casi 60.000 personas con COVID habían fallecido en el hospital entre el 8 de diciembre y el 12 de enero, lo que supone multiplicar por diez el número de casos notificados anteriormente.

Sin embargo, esta cifra excluye a los fallecidos en casa, y algunos médicos han manifestado que no se atreven a incluir el COVID en los certificados de defunción.

Aunque la reapertura de China está teniendo consecuencias mortales, los inversores tienen la esperanza de que acabe ayudando a reactivar su economía de 17 billones de dólares, y en las últimas sesiones las apuestas han elevado las acciones chinas y su moneda, el yuan, a máximos de varios meses.

“Los mercados anticipan ampliamente que la reapertura de la economía china desencadenará una oleada de demanda reprimida”, afirman los analistas de Nomura en una nota.

Los analistas advirtieron, no obstante, que la caída de la riqueza de los hogares y el aumento del desempleo juvenil, secuelas de años de confinamiento, podrían limitar el repunte.

Aunque los vuelos internacionales procedentes de China se mantienen en una pequeña fracción de los niveles anteriores a la pandemia, los turistas chinos, un pilar muy añorado de la industria minorista y de viajes del mundo, están regresando a los puntos turísticos más importantes.

Los centros comerciales de Macao a Bangkok intentan atraerlos con farolillos rojos, bailes especiales para celebrar el Año del Conejo y descuentos.

El gasto chino en viajes había crecido a 255.000 millones de dólares en 2019, antes de la pandemia, y representaba el 33% del gasto en el mercado mundial de bienes personales de lujo, según estimaciones de Bain.