EEUU, más solo que nunca en su defensa ante la ONU del embargo a Cuba