El frío siberiano colapsa aeropuertos y carreteras