This content is not available in your region

Pesimismo entre los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona tras su reunión en Bruselas

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Reunión en Bruselas entre los ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo
Reunión en Bruselas entre los ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo   -   Derechos de autor  Olivier Matthys/Associated Press

La inflación sigue disparada y las perspectivas de crecimiento se deterioran cada vez más. Esas son las crudas consideraciones o conclusiones a las que han llegado los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona en su última reunión de Bruselas.

La neerlandesa Sigrid Kaag lo explicaba sin paños calientes: la inflación ha llegado para quedarse:

"Es cierto que la crisis de Ucrania, las perturbaciones de la oferta y el corolario de todos los efectos secundarios han llegado para quedarse durante más tiempo del que esperábamos o anticipábamos", reconocía Kaag. "Así que también es un hecho que la inflación, que estaba retrocediendo, permanecerá en niveles altos durante el próximo año. Eso es lo que entendemos y tenemos que tenerlo en cuenta. Es un hecho".

Segunda conclusión: existe un riesgo real de escasez de gas el próximo invierno si Rusia corta los suministros. La Comisión Europea está trabajando en un plan de contingencia, pero ya el 42 ciento de la inflación tiene que ver con los precios de la energía.

"Los cortes de suministro y la escasez real de la oferta podrían cambiar la actual situación y llevarnos a una situación económica aún más difícil", alertaba el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. "Esto podría cambiar un panorama que por el momento es de crecimiento reducido y ralentizado muy limitado".

El BCE, atado de pies y manos

Tercera conclusión: la moneda común ha perdido valor frente al dólar y ambas monedas están ahora casi a la par. La última vez que ocurrió esto fue hace 20 años.

Según el eurodiputado Luis Garicano, es hora de que el Banco Central Europeo actúe:

"Vemos como el Banco Central Europeo parece estar obstaculizado, con las manos atadas. Está luchando con las manos atadas a la espalda porque tiene miedo de provocar una crisis del euro, de provocar problemas de deuda en algunos de sus miembros. Son muchos los países que están con deudas excesivas. Así que todo el mundo siente que la clave para el BCE es dejar pasar el tiempo y no actuar demasiado. Eso es, por supuesto, una señal inequívoca de alta inflación en Europa y de un euro más bajo y más débil".

Con semejante panorama, el principal objetivo ahora mismo en Europa no es otro que evitar una recesión que, lamentablemente, no es ni mucho menos descartable.