This content is not available in your region

El ministro alemán de Finanzas, Scholz, dice que la reforma fiscal global "será muy rápida"

El ministro alemán de Finanzas, Scholz, dice que la reforma fiscal global "será muy rápida"
El ministro alemán de Finanzas, Scholz, dice que la reforma fiscal global "será muy rápida"   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Christian Kraemer

BERLÍN, 7 jul – El ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, dijo el miércoles que no espera que haya obstáculos para avanzar en la reforma fiscal global que está prevista para la reunión del G20 en Venecia este fin de semana.

“Todo sucederá muy rápidamente a partir de ahora”, dijo Scholz, que se presenta como candidato socialdemócrata a la cancillería en las elecciones alemanas de septiembre, en una entrevista a Reuters.

“El objetivo es muy ambicioso: queremos tener todo listo ya para que se convierta en una práctica internacional en 2023″, añadió.

La semana pasada, 130 países que representan más del 90% del PIB mundial aprobaron los mayores cambios en el impuesto de sociedades transfronterizo que se han producido desde hace más de una generación, con nuevas normas sobre el lugar en el que tributan las empresas y un tipo impositivo de al menos el 15%. 

El paquete de medidas se presenta a los ministros de Economía del G20 para que le den su correspondiente respaldo político en una reunión que se celebrará el viernes y el sábado en Venecia. Los paraísos fiscales, a los que algunas empresas mundiales han trasladado sus beneficios, saldrían perjudicados.

“Estamos hablando de mucho dinero adicional para Europa y para Alemania”, dijo Scholz. “Se trata realmente de miles de millones”, añadió, sin dar cifras exactas.

“Luego, lo principal es asegurarnos de que acabamos con la práctica de la evasión fiscal que se ha extendido en los últimos años y décadas”, dijo. “Pondremos fin a eso. La carrera de reducción de impuestos llegará a su fin”.

Los nueve países que no firmaron la revisión fiscal global, aprobada por el resto de los 130, fueron los miembros de la UE de baja tributación Irlanda, Estonia y Hungría, así como Perú, Barbados, San Vicente y las Granadinas, Sri Lanka, Nigeria y Kenia.

“Estoy convencido de que al final conseguiremos que los países europeos se pongan de acuerdo en estas normas”, dijo Scholz. “Desde mi punto de vista, se aplicarían en cualquier caso”.

Scholz describió el impuesto mínimo global como un gran avance y la mayor reforma en décadas.

El impuesto mínimo de sociedades no obliga a los países a fijar sus tipos en el mínimo acordado, sino que otorga a otros países el derecho a aplicar un gravamen complementario al mínimo sobre los ingresos de las empresas procedentes de un país que tenga un tipo inferior.

Si una empresa alemana en el extranjero pagara sólo el 2% sobre sus beneficios, por ejemplo, esto podría ser cuestionado en el futuro: “Entonces nos quedaremos con el resto”, dijo Scholz.