This content is not available in your region

La UE resta importancia a conflictos internos sobre su plan climático

'Hot in the kitchen': EU shrugs off internal climate strife
'Hot in the kitchen': EU shrugs off internal climate strife   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 15 jul – El jefe de la política climática de la Comisión Europea, Frans Timmermans, restó importancia a unos informes sobre fuertes discrepancias internas en el Ejecutivo del bloque relativas a su ambicioso proyecto de medidas climáticas.

La Comisión propuso el miércoles 13 iniciativas legislativas, su mayor paquete climático hasta la fecha, para reducir las emisiones que calientan el planeta.

Las medidas incluyen lo que equivale a una prohibición de la venta de coches con combustibles fósiles a partir de 2035 y, sobre todo, una ampliación del alcance del mercado de emisiones de carbono del bloque, que grava la contaminación.

Algunos países y parlamentarios de la UE han afirmado que el plan de imponer costes por las emisiones de carbono a los proveedores de combustible en el sector del transporte y la construcción perjudicaría a los ciudadanos más pobres de la UE al aumentar sus facturas de combustible. 

La anterior política climática de la UE, especialmente en lo que respecta al mercado del carbono, ha implicado meses o incluso años de regateo, ya que los países que dependen del carbón y de las industrias contaminantes han tratado de proteger sus economías de costes añadidos.

Todas las propuestas climáticas de la UE deben ser aprobadas por la mayoría de los países del bloque y el Parlamento Europeo, lo que podría llevar dos años.

Es probable que los debates pongan de manifiesto las habituales divisiones entre los Estados más ricos de la UE y los países más pobres de Europa Central y Oriental, preocupados por el coste social de las reformas climáticas propuestas.

Para tratar de amortiguar el impacto, la Comisión propuso que algunos de los ingresos recaudados por el mercado de emisiones de carbono de los edificios y el transporte formen un fondo para ayudar a los hogares con bajos ingresos, por ejemplo, pagando el aislamiento u otras renovaciones de las viviendas que reducirían sus facturas de combustible.