This content is not available in your region

El Banco de Japón reduce su previsión de crecimiento y revela su plan climático

Undeterred by global inflation, BOJ to signal prolonged easy policy
Undeterred by global inflation, BOJ to signal prolonged easy policy   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Leika Kihara y Daniel Leussink

TOKIO, 16 jul – El Banco de Japón (BDJ) rebajó el viernes sus previsiones de crecimiento para este año fiscal, pero mantuvo su opinión de que la economía se encamina hacia una recuperación moderada, lo que supone una señal de que la política monetaria se mantendrá sin cambios durante algún tiempo.

El BDJ también presentó un borrador de su nuevo plan destinado a impulsar la financiación de la lucha contra el cambio climático, que ofrecerá a los bancos préstamos a largo plazo con cero interés.

El plan climático se pondrá en marcha este año y durará hasta el año fiscal 2030. El BDJ ofrecerá fondos a los bancos que concedan préstamos verdes y relacionados con la sostenibilidad, bien como invertirá en bonos verdes y bonos relacionados con la sostenibilidad. Los préstamos para financiar la transición también podrán acogerse al plan.

El BDJ señaló que no pagará ningún incentivo de intereses a los bancos que se acojan al plan.

En las nuevas proyecciones trimestrales publicadas el viernes, el Banco de Japón dijo que espera que la economía se expanda un 3,8% en el actual año fiscal que termina en marzo de 2022, por debajo del 4,0% previsto en abril.

Sin embargo, revisó al alza su previsión de crecimiento para el próximo año fiscal, subiendo de un 2,4% al 2,7%, debido a las expectativas de que el consumo aumente a medida que se acelere la vacunación.

Tal y como se esperaba, el BDJ mantuvo su objetivo de control de la curva de rendimientos en el -0,1% para los tipos de interés a corto plazo y en el 0% para los rendimientos de los bonos a 10 años en su revisión de tipos de dos días que finalizó el viernes.

El Banco de Japón revisó al alza su previsión de inflación del consumo para el año fiscal en curso, de un 0,1% al 0,6%, debido en gran parte a las recientes subidas de los costes de la energía y los precios de las materias primas.