This content is not available in your region

Importaciones crudo China desde Arabia Saudita caen 19% en junio, pero sigue siendo mayor proveedor

Importaciones crudo China desde Arabia Saudita caen 19% en junio, pero sigue siendo mayor proveedor
Importaciones crudo China desde Arabia Saudita caen 19% en junio, pero sigue siendo mayor proveedor   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

PEKÍN, 20 jul – Arabia Saudita fue el mayor proveedor de crudo de China en junio por octavo mes consecutivo, mostraron el martes datos de aduanas, mientras que los envíos de Emiratos Árabes Unidos y Kuwait cayeron, lo que posiblemente indique una menor importación de petróleo iraní.

Las llegadas de crudo de Arabia Saudita alcanzaron 7,2 millones de toneladas el mes pasado, lo que equivale a 1,75 millones de barriles por día (bpd), según datos de la Administración General de Aduanas de China.

Los envíos desde Rusia sumaron 6,65 millones de toneladas, o 1,62 millones de bpd.

China frenó las compras de crudo en el segundo trimestre en medio del aumento de los precios mundiales del petróleo y la reducción de los márgenes de refinación. Sus importaciones en el primer semestre tuvieron su primer declive interanual desde 2013.

Las primas al contado para el crudo ruso ESPO, un grado centrado en China, cayeron al nivel más bajo desde abril luego de una demanda moderada de las refinerías independientes chinas cuyo apetito de compra se enfrió por factores como las cuotas de importación de petróleo crudo, las investigaciones gubernamentales y los altos precios del petróleo.

Los datos de aduanas también mostraron que las importaciones chinas de petróleo crudo de Emiratos Árabes Unidos y Kuwait se redujeron un 32% y un 23% respectivamente el mes pasado respecto al año pasado.

Reuters ha informado ventas de Irán de cantidades récord de petróleo desde finales de 2020, disfrazado de crudo de otros orígenes que incluían a Emiratos Árabes Unidos.

Mientras tanto, las importaciones de Malasia en junio duplicaron el nivel del año pasado a 1,17 millones de toneladas a pesar de la reciente reforma fiscal de Pekín sobre la mezcla de betún, que afectaría la demanda de las importaciones de combustible.

Los datos oficiales registraron cero llegadas desde Irán y Venezuela.