This content is not available in your region

Lagarde convence a mayoría de disidentes, pero dos se resisten en debate de orientación BCE: fuentes

Lagarde convence a mayoría de disidentes, pero dos se resisten en debate de orientación BCE: fuentes
Lagarde convence a mayoría de disidentes, pero dos se resisten en debate de orientación BCE: fuentes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

FRÁNCFORT, 22 jul – Un grupo significativo de autoridades del Banco Central Europeo se opuso a la nueva orientación de tasas de interés que se dio a conocer el jueves, pero la mayoría fueron convencidos y solo dos los jefes de los bancos centrales de Alemania y Bélgica se resistieron, dijeron cuatro fuentes a Reuters.

El BCE dijo tras la reunión del jueves que no aumentará los costos de endeudamiento hasta que vea que la inflación alcanza su objetivo del 2% “mucho antes del final de su horizonte de proyección y de forma duradera”, un compromiso al que se opusieron el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, y su colega belga, Pierre Wunsch.

“Fue un debate inusualmente robusto, y mucho más que solo dos personas expresaron sus preocupaciones, pero la mayoría fueron finalmente convencidos por (la presidenta del BCE, Christine) Lagarde”, dijo una de las fuentes.

Una tercera autoridad monetaria, que también expresó importantes objeciones, tuvo que abandonar la reunión antes de tiempo y no estuvo presente en el recuento final, agregó una de las fuentes.

El BCE, el Bundesbank y el Banco Nacional de Bélgica declinaron hacer comentarios.

Quienes se oponen a la nueva orientación argumentaron que ata las manos del banco durante demasiado tiempo, ya que implicaría que las tasas no subirían en cinco años o más. También dijeron que la orientación es complicada y no cumple con el objetivo del BCE de simplificar su comunicación.

Las autoridades monetarias también mantuvieron una larga discusión sobre si el banco debería esforzarse para que la inflación sobrepase su objetivo del 2% y algunos querían una referencia a una inflación de “al menos un 2%” en la comunicación oficial.

Si bien las autoridades del BCE decidieron en contra de tal formulación, Lagarde usó aún la frase “al menos 2%”, lo que provocó una pequeña molestia entre algunas de ellas, dijeron dos de las fuentes.