This content is not available in your region

Servicios impulsan el gasto de los consumidores en EEUU y la inflación aumenta

Servicios impulsan el gasto de los consumidores en EEUU y la inflación aumenta
Servicios impulsan el gasto de los consumidores en EEUU y la inflación aumenta   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 30 jul – El gasto de los consumidores estadounidenses se disparó en junio, porque las vacunas contra el COVID-19 impulsaron la demanda por servicios relacionados con viajes, pero parte del aumento reflejó una subida de precios, con la inflación anual aún más sobre el objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal.

Si bien los ingresos personales apenas crecieron el mes pasado, otros datos mostraron el viernes que el crecimiento de los salarios en el segundo trimestre fue el más rápido en 13 años, lo que sumado a la riqueza de los hogares y la abundancia de ahorros, debería mantener la fortaleza del gasto.

“La tendencia general de crecimiento saludable a fuerte continuará el próximo año”, dijo Scott Hoyt, economista senior de Moody’s Analytics.

“Los riesgos a la baja siguen siendo grandes. El regreso de los confinamientos por el aumento de las infecciones es poco probable, pero no puede descartarse. También hay riesgos al alza, especialmente teniendo en cuenta todo el ahorro adicional desde la primavera de 2020″, añadió.

El gasto de los consumidores, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, repuntó un 1,0% el mes pasado tras caer un 0,1% en mayo, según el Departamento de Comercio. Economistas encuestados por Reuters habían previsto aumentaría un 0,7%.

Casi la mitad de la población se ha vacunado contra el COVID-19, lo que permite a los estadounidenses viajar, frecuentar restaurantes, visitar casinos y asistir a eventos deportivos, entre otras actividades relacionadas con los servicios que se vieron frenadas al principio de la pandemia.

El gasto en servicios avanzó un 1,2% el mes pasado. El aumento generalizado estuvo liderado por el gasto en restaurantes y hoteles.

Con la demanda superando a la oferta, la inflación está aumentando.

El índice de precios de los gastos de consumo personal (PCE), que excluye los componentes volátiles de los alimentos y la energía, subió un 0,4% en junio tras avanzar un 0,5% en mayo.

En los 12 meses transcurridos hasta junio, el índice de precios PCE subyacente se disparó a un 3,5%, el mayor aumento desde diciembre de 1991, tras subir a un 3,4% en mayo. El referente es la medida de inflación preferida por la Reserva Federal para su objetivo flexible del 2%.

“Las presiones sobre los precios se centran en las áreas que están teniendo dificultades en la reapertura. Algunas simplemente están volviendo a precios anteriores a la pandemia, otras deberían ver bajar los precios a medida que ajustan la capacidad y resuelven los problemas de la cadena de suministro”, dijo Will Compernolle, economista senior de FHN Financial.

“Incluso con modestos aumentos mensuales de los precios del PCE para el próximo año, las lecturas interanuales serán altas durante un tiempo”, agrego.

SUBE EL SALARIO

Excluyendo la inflación, el gasto de los consumidores repuntó un 0,5% en junio tras caer un 0,6% en mayo. El rebote del llamado gasto real de los consumidores el mes pasado lo sitúa en una trayectoria de mayor crecimiento de cara al tercer trimestre.

Los ingresos personales ganaron un 0,1% en junio, tras caer un 2,2% en mayo, debido al descenso de las transferencias del gobierno. La tasa de ahorro se redujo a un 9,4%, todavía alto, desde el 10,3% de mayo, lo que debería apuntalar el gasto a medida que el flujo de dinero del gobierno se agota.

Los hogares acumularon al menos 2,5 billones de dólares en exceso de ahorro durante la pandemia. Los precios récord de la bolsa y la aceleración de los valores de las viviendas están impulsando también la riqueza de los hogares.

Además, los salarios están aumentando porque las empresas compiten por los escasos trabajadores.

En otro informe, el Departamento de Trabajo dijo que su Índice de Coste del Empleo, la medida más amplia de los costos laborales, subió un 0,7% el pasado trimestre después de ganar un 0,9% en el periodo enero-marzo. La tasa interanual fue del 2,9%, la mayor desde el cuarto trimestre de 2018.

Los sueldos y salarios subieron un 0,9% tras dispararse un 1,0% en el primer trimestre. El alza interanual fue de un 3,2%, la mayor desde el segundo trimestre de 2008.