This content is not available in your region

Moderna dice que su vacuna sigue siendo un 93% eficaz tras 4-6 meses de la segunda dosis

Moderna dice que su vacuna sigue siendo un 93% eficaz tras 4-6 meses de la segunda dosis
Moderna dice que su vacuna sigue siendo un 93% eficaz tras 4-6 meses de la segunda dosis   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Michael Erman

5 ago – Moderna Inc dijo el jueves que su vacuna contra la COVID-19 tiene una eficacia de alrededor del 93% entre cuatro y seis meses después de la segunda dosis, lo que apenas supone cambios con respecto a la eficacia del 94% registrada en su ensayo clínico original.

Esto se compara favorablemente con los datos publicados por sus rivales Pfizer Inc y BioNTech SE la semana pasada, en los que sugerían que la eficacia de sus vacunas disminuía en torno al 6% cada dos meses, reduciéndose a cerca del 84% seis meses después de la segunda inyección. Tanto la vacuna de Moderna como la de Pfizer-BioNTech se basan en la tecnología de ARN mensajero (ARNm).

“Estamos muy satisfechos de que la eficacia de nuestra vacuna contra la COVID-19 se mantenga estable en un 93% entre el cuarto y el sexto mes”, dijo el director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, en un comunicado. “Esta duración tan sólida beneficiará a los cientos de millones de personas que han recibido la dosis de las vacunas de Moderna hasta la fecha”.

Moderna registró unas ventas en el segundo trimestre de 4.400 millones de dólares, ligeramente por encima de una estimación media de 4.200 millones de dólares elaborada sobre la base de 10 analistas encuestados por Refinitiv. Su vacuna contra la COVID-19 es el primer producto autorizado de la empresa y sus ventas fueron de sólo 67 millones de dólares en el mismo periodo del año anterior.

La empresa obtuvo un beneficio neto de 2.780 millones de dólares en el trimestre, o 6,46 dólares por acción, superando las expectativas de 2.460 millones de dólares o 5,96 dólares por acción.

Una vacuna duradera podría significar que los receptores podrían esperar más tiempo entre las inyecciones si finalmente necesitan un refuerzo o incluso podrían no necesitar dosis adicionales para prevenir la COVID-19.

Las autoridades sanitarias de todo el mundo que luchan contra la variante delta del coronavirus, altamente transmisible, están debatiendo si las dosis adicionales de vacunas contra el COVID-19 son seguras, eficaces y necesarias. Pfizer tiene previsto solicitar autorización para una tercera dosis de su vacuna a finales de este mes, y algunos países como Israel ya han comenzado o tienen previsto empezar pronto a administrar vacunas a personas mayores o vulnerables.

Moderna dijo que sus estudios en curso sobre tres candidatos de refuerzo diferentes han provocado respuestas de anticuerpos contundentes contra importantes variantes de interés. Se trata de las variantes gamma, beta y delta, identificadas por primera vez en Brasil, Sudáfrica e India, respectivamente. La empresa afirmó que los niveles de anticuerpos neutralizantes tras la dosis de refuerzo se aproximaban a los observados tras la segunda inyección de su vacuna.

Para este año, Moderna ha firmado acuerdos de venta por valor de 20.000 millones de dólares y espera poder producir entre 800 y 1.000 millones de dosis de su vacuna. Tiene acuerdos por 12.000 millones de dólares en 2022, con opciones por otros 8.000 millones aproximadamente. Espera poder producir entre 2.000 y 3.000 millones de dosis el próximo año.

La empresa no ha podido seguir el ritmo de producción de su rival Pfizer, mucho más grande, que espera producir hasta 3.000 millones de dosis de vacunas este año, y prevé que las ventas en 2021 de la vacuna que desarrolló con BioNTech superen los 33.500 millones de dólares. La vacuna de Moderna fue autorizada para uso de emergencia en adultos en Estados Unidos en diciembre y desde entonces ha sido autorizada para su uso de emergencia o condicional en adultos en más de 50 países.

La empresa inició en junio el proceso de solicitud de aprobación completa a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU y tiene previsto terminar su tramitación en agosto.