This content is not available in your region

La economía británica creció un 1,0% en junio, más de lo previsto

La economía británica creció un 1,0% en junio, más de lo previsto
La economía británica creció un 1,0% en junio, más de lo previsto   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

LONDRES, 12 ago – La economía británica creció un 1,0% en junio, un ritmo más fuerte de lo esperado, impulsada por el enorme sector de los servicios, ya que la gente volvió a ir a ver a sus médicos tras la pandemia y muchas empresas de hostelería recibieron autorización para reanudar el servicio en interiores a mediados de mayo, según mostraron el jueves los datos oficiales.

Un sondeo de Reuters entre economistas había apuntado a un crecimiento intermensual del 0,8% del producto interior bruto.

La Oficina Nacional de Estadística también revisó a la baja su estimación de crecimiento en mayo, situándolo ahora en el 0,6%, en lugar del 0,8% comunicado inicialmente, pero el crecimiento de la producción en abril se revisó al alza, desde el 2,0% hasta el 2,2%.

El producto interior bruto en los tres meses hasta finales de junio fue un 22,2% mayor que en el mismo periodo de 2020, lo que refleja el impacto del primer confinamiento del coronavirus del año pasado en gran parte de la economía, que contrastó con el levantamiento de las restricciones en el segundo trimestre de este año.

El enorme sector de los servicios creció un 1,5% en junio con respecto a mayo, siendo las actividades sanitarias las que más contribuyeron a la producción de servicios y los servicios de alimentación y bebidas aumentaron más de un 10%.

La producción industrial se redujo un 0,7%, debido a que el mantenimiento de las instalaciones de producción de los yacimientos petrolíferos fue un lastre para el sector, pero la industria manufacturera creció un 0,2%.

La producción de la construcción cayó un 1,3%.

A finales de junio, el PIB era un 2,2% menor que en febrero de 2020, antes de que la pandemia afectara al país.

El Banco de Inglaterra prevé que recuperará su tamaño anterior a la crisis en el último trimestre de este año, más tarde que Estados Unidos.