This content is not available in your region

Siguiendo a la multitud: la solución inteligente de Ámsterdam

Por Paul Hackett
Siguiendo a la multitud: la solución inteligente de Ámsterdam
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En el marco de un episodio dedicado a las ciudades inteligentes, el equipo de Business Planet se desplaza a la ciudad de Ámsterdam para recabar información sobre su experimento basado en el ‘seguimiento de multitudes’.

Las autoridades de Ámsterdam están probando la tecnología de control de multitudes en un intento de gestionar mejor el gran número de personas que suelen congregarse en la urbe holandesa.

La tecnología inteligente está actualmente en funcionamiento en dos lugares: el estadio Johan Cruyff Arena y una popular zona de baño al aire libre cerca del centro de la ciudad llamada Marineterrein. Cámaras, sensores y un algoritmo de Inteligencia Artificial calculan cuánta gente hay en los alrededores. En el espacio Marineterrein, los bañistas que no quieren ser filmados pueden pulsar un botón para activar un obturador que bloquea la cámara durante 15 minutos. También se ha desarrollado una aplicación para teléfonos inteligentes, así como pantallas in situ para informar a los visitantes de la situación en que se encuentran las dos zonas y que, así, puedan saber si están ocupadas o no lo están.

Paul Hackett, autor del reportaje de Business Planet, habló con Rachel Tienkamp-Beishuizen, jefa del Departamento de Gestión del Tráfico del Ayuntamiento de Ámsterdam, para obtener más información sobre la iniciativa.

Rachel, ¿por qué el proyecto ‘Public Eye’ era una prioridad para la ciudad de Ámsterdam? ¿Por qué se consideró necesario disponer de esta tecnología?, pregunta el periodista.

"Para la ciudad de Ámsterdam era realmente prioritario desarrollar una tecnología en torno a la gestión de multitudes, y en este caso el proyecto "Public Eye", porque la ciudad está creciendo y el número de personas que viven en ella es cada vez mayor. Por ello, necesitamos saber dónde están los posibles puntos conflictivos, qué lugares están más concurridos y con qué fin, para saber exactamente lo que tenemos que hacer. Se trata de saber cuándo tenemos que actuar y, sobre todo, dónde tenemos que hacerlo".

¿La tecnología ha mejorado las cosas? ¿Ha funcionado?, quiere saber el reportero.

"Ha funcionado. Sin duda. Es muy importante saber que, al tener localizadas las multitudes, sabes realmente cómo actuar, y también cuándo no debes hacerlo. Determinas cuándo se trata de una situación lo suficientemente cómoda, cuando hay espacio suficiente… No tienes por qué actuar en todo momento y situación. Así que, realmente, te ayuda a ser eficaz pero también a ser eficiente con los medios que tienes".

En términos de privacidad y seguridad, ¿qué han hecho las autoridades para asegurarse de que esta información no puede ser mal utilizada?, interroga Paul Hackett.

"Como autoridades de la ciudad de Ámsterdam, llevamos a cabo una amplia labor para asegurarnos de que estos datos no puedan ser mal utilizados. Nos mantenemos en un nivel de gestión estricto y riguroso. Por ejemplo, en el caso de 'Public Eye', no almacenamos las imágenes, sino que las redirigimos inmediatamente o hacemos una especie de ‘mapa de calor’ y solamente almacenamos las coordenadas y el número de ciudadanos presentes en el lugar en el momento. Pero no hay información sobre las personas en sí mismas. Solamente se contempla el número de gente que se ha concentrado en la zona. Se trata de conocer cuántos ciudadanos hay en un lugar determinado y nos parece muy importante mantener los datos seguros y guardar su privacidad".

Ámsterdam está a la cabeza de la llamada ‘revolución de las ciudades inteligentes’. ¿Cómo se trabaja con la empresa privada? ¿Es un área en crecimiento?, pregunta el autor del reportaje.

"Las autoridades de la ciudad de Ámsterdam trabajan mucho con numerosas empresas, pequeñas y grandes, en torno a este ámbito. El mercado está creciendo mucho. Nos gusta experimentar y nos gusta averiguar qué funciona y en qué situaciones. Así que, algunas soluciones las obtenemos por nuestra cuenta. Sin embargo, en otras situaciones trabajamos mucho con empresas privadas, pero también con instituciones del conocimiento. Juntos, desarrollamos la tecnología y, realmente descubrimos, con la empresa, qué es lo que mejor funciona".