This content is not available in your region

EXCLUSIVA: China planea elevar el estatus del organismo de defensa de la competencia

No let up in China's aim to curb tech monopolies, says cbank governor
No let up in China's aim to curb tech monopolies, says cbank governor   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

PEKÍN, 13 oct – China está estudiando la posibilidad de reforzar el estatus de su oficina antimonopolio en el marco de la agencia de regulación del mercado, como parte de su campaña contra las conductas perjudiciales para la competencia, según han declarado dos personas familiarizadas con el asunto.

Impulsada por el presidente Xi Jinping, la hasta ahora poco conocida Administración Estatal para la Regulación del Mercado (SAMR, por sus siglas en inglés) ha sido noticia este año por su empeño en erradicar y penalizar las conductas contrarias a la competencia, especialmente en la vasta economía de las “plataformas” de internet.

Según una nueva estructura que está estudiando el Gobierno, la oficina antimonopolio se convertiría en la Oficina Nacional Antimonopolio y adquiriría la categoría de viceministerio, aunque seguiría formando parte de la SAMR, según dijeron dos personas con conocimiento de los planes.

Este rango más alto ayudaría a los investigadores antimonopolio a obtener recursos a la hora de examinar las fusiones y adquisiciones, dijeron las fuentes consultadas, lo que fortalecerá su posición en un momento en el que Pekín busca frenar el poder de los gigantes corporativos. 

La nueva estructura propuesta, de la que no se ha informado anteriormente, también reforzará la capacidad interna de la SAMR para llevar a cabo la investigación, para lo que antes tenía que recurrir a terceros, según estas personas.

Reuters informó en abril de que Pekín estaba planeando aumentar el personal de la SAMR en materia de defensa de la competencia y delegar el poder de revisión de casos a sus oficinas locales. 

Gan Lin, actual número dos de la SAMR, dirigiría la oficina reformada dentro de la SAMR, dijeron las fuentes.

El SAMR no respondió a una solicitud de comentarios sobre los planes y no fue posible localizar a Gan para hacer comentarios.

El plan está sujeto a cambios y necesita la aprobación final del Consejo de Estado de China, o gabinete, así como de la Asamblea Popular Nacional, dijeron las fuentes consultadas, que declinaron ser nombradas por no estar autorizadas a hablar con los medios de comunicación.

La propuesta de mejorar el estatus de la oficina antimonopolio de la SAMR se produce después de que Xi citara en marzo la necesidad de “reforzar los poderes antimonopolio” para frenar a los gigantes corporativos que desempeñan un papel dominante en el sector del consumo del país.

Pekín ha tomado como modelo a las autoridades antimonopolio europeas en su intento por mejorar sus capacidades antimonopolio, dijo una de las personas. En agosto, la oficina antimonopolio de SAMR dijo en su sitio web que había invitado a expertos de la UE y de Estados Unidos a impartir cursos en línea para los “talentos antimonopolio” chinos.

“En comparación con otras grandes autoridades antimonopolio del mundo, las autoridades de China tienen actualmente menos personal, algo que debe cambiar en el futuro”, dijo Wu Zhenguo, que dirige la oficina antimonopolio de la SAMR, a la revista industrial en línea The Antitrust Source en una entrevista de julio.

Este año, China ha abandonado drásticamente lo que antes era una estrategia de cierto ‘laissez-faire’ para la regulación del mercado del sector de Internet, incluyendo el bloqueo de fusiones y la imposición de una multa récord de 2.750 millones de dólares al gigante del comercio electrónico Alibaba Group Holding por abusar de su posición en el mercado. 

Este mes, impuso una multa de 527 millones de dólares al gigante del reparto de comida Meituan, también por abusar de su posición en el mercado.

En el pasado, Pekín ha elevado el estatus administrativo de otros organismos reguladores a medida que evolucionaba su agenda de gobernanza. El Ministerio de Ecología y Medio Ambiente pasó de ser una oficina nacional a un ministerio en 2008, y más tarde recibió mayores poderes durante una revisión gubernamental en 2018.

(1 dólar = 6,4485 yuanes chinos)