This content is not available in your region

Las acciones inmobiliarias y los bonos de China caen ante temor por Evergrande

Embattled Evergrande's EV unit vows to make cars early next year
Embattled Evergrande's EV unit vows to make cars early next year   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Andrew Galbraith

SHANGHÁI, 14 oct -Las acciones y los bonos de las empresas inmobiliarias chinas cayeron el jueves, reflejando la incertidumbre sobre cómo se desarrollará la crisis de la deuda de China Evergrande Group y del sector inmobiliario en general, mientras otra promotora se veía afectado por una rebaja de la calificación.

Evergrande, que tiene más de 300.000 millones de dólares en pasivos y 1.300 proyectos inmobiliarios en más de 280 ciudades, incumplió esta semana una tercera ronda de pagos de intereses de sus bonos internacionales.

La inmobiliaria más endeudada del mundo, que ha intentado vender activos para obtener fondos, parece haber logrado un pequeño progreso hacia dicho objetivo. Qumei Home Furnishings Group anunció en una presentación el jueves que comprará la participación del 40% del grupo Evergrande en su empresa conjunta de mobiliario por 72 millones de yuanes (11,18 millones de dólares).

Sin embargo, siguen llegando señales sobre sus problemas de liquidez. Las autoridades municipales de Changchun dijeron que Evergrande aún no ha realizado el pago de 28 millones de dólares por los terrenos que adquirió en la ciudad del noreste a principios de este año. 

Otras promotoras chinas también han advertido que podrían incumplir el pago de sus bonos, y el aumento de los riesgos llevó el miércoles a la agencia de calificación crediticia S&P Global a rebajar la calificación de dos de las mayores empresas del sector, Greenland Holdings —que ha construido algunas de las torres residenciales más altas del mundo— y E-house. S&P también dijo que podría recortar aún más sus calificaciones.

El jueves, Fitch Ratings realizó una nueva rebaja, recortando la calificación de Modern Land (China) Co a una sola C, después de que la promotora dijera que quería solicitar el consentimiento de los inversores para prorrogar en tres meses la fecha de vencimiento de un bono.

Los inversores han esperado que China relaje su política monetaria para estabilizar su tambaleante recuperación, pero los datos del jueves mostraron que los precios anuales de las fábricas chinas aumentaron al ritmo más rápido registrado en septiembre debido al aumento de los costes de las materias primas.

Zhiwei Zhang, economista jefe de Pinpoint Asset Management, dijo que la persistente presión inflacionaria limitaría el alcance de cualquier flexibilización de la política monetaria.

“Pero la política más importante en el sector inmobiliario no es la política monetaria, sino la regulación relacionada con el apalancamiento y la oferta de préstamos bancarios a promotoras (y) compradores de viviendas”, dijo.

“Por lo tanto, creo que el Gobierno todavía tiene la opción de flexibilizar esas políticas para ayudar al sector inmobiliario. La gran pregunta es si están dispuestos a hacerlo. Hasta ahora su postura parece bastante firme”.

El jueves, un subíndice que engloba acciones de las inmobiliarias chinas terminaba la jornada con una caída del 3,88%, mientras que el índice general CSI300 cedía un 0,54%. Las acciones inmobiliarias han caído casi un 20% este año, en comparación con la caída del 5,7% del CSI300.

Los analistas de JPMorgan afirmaron que las acciones inmobiliarias chinas seguirán siendo volátiles a corto plazo.

“Las noticias sobre la flexibilización marginal probablemente provoquen un repunte a corto plazo, que, sin embargo, puede no ser muy sostenible debido a las probables preocupaciones en curso sobre el mercado de bonos en el extranjero”, dijeron.

“Un repunte más sostenible podría producirse en enero de 2022, cuando los bancos tengan más fondos anticipados (por emisión de bonos) para conceder créditos a promotores/hipotecas”.

PARARRAYOS

En el mercado nacional de bonos de China todavía había mucha volatilidad en los precios, con los bonos del promotor Shanghai Shimao que figuraban tanto entre los mayores ganadores como entre los mayores perdedores del día en la Bolsa de Shanghái.

“Los bonos inmobiliarios son pararrayos”, dijo un director de una correduría local. Aparte del riesgo de contagio de la deuda de Evergrande, la subida de los tipos hipotecarios —que forma parte de los esfuerzos oficiales por frenar el aumento de los precios de la vivienda— está afectando al sector, dijo. “Fundamentalmente, el alto volumen de negocios de las empresas inmobiliarias ha desaparecido”.

En los mercados internacionales de deuda, el proveedor de datos Duration Finance mostró que el bono del 6,75% de junio de 2022 de Greenland Group Holdings cotizaba a la baja más de 3 puntos, a 60,175 céntimos, y el bono del 14,5% de septiembre de 2023 de Xinyuan Real Estate se desplomaba casi 8 puntos, a 63,9 céntimos.

Los mercados de Hong Kong permanecieron cerrados el jueves por festivo.

La preocupación por la posibilidad de que el riesgo crediticio del sector inmobiliario chino se extienda a la economía mundial mantuvo a última hora el miércoles cerca de su máximo de más de dos meses el diferencial —o prima de riesgo— de las empresas chinas con grado de inversión, que suelen tener las finanzas más sólidas.

El diferencial del índice equivalente de alto rendimiento o de calificación basura, que sigue a empresas como Evergrande, retrocedió el miércoles, pero se mantuvo cerca de sus máximos históricos.