This content is not available in your region

Pedidos semanales beneficios desempleo EEUU caen a menos de 300.000; inflación al productor avanza

Pedidos semanales beneficios desempleo EEUU caen a menos de 300.000; inflación al productor avanza
Pedidos semanales beneficios desempleo EEUU caen a menos de 300.000; inflación al productor avanza   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 14 oct – El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de beneficios por desempleo cayó bajo 300.000 la semana pasada por primera vez en 19 meses, otra prueba de que la escasez de trabajadores estuvo detrás de un crecimiento laboral más lento en vez de un debilitamiento de la demanda por mano de obra.

Con la segunda caída semanal consecutiva reportada por el Departamento de Trabajo el jueves, los pedidos iniciales ahora están en la zona que generalmente se asocia con condiciones saludables del mercado laboral, pero éste enfrenta desafíos por la escasez de trabajadores y materias primas, especialmente en el sector automotriz.

Las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 36.000 a 293.000 desestacionalizados para la semana que terminó el 9 de octubre. Fue el nivel más bajo desde mediados de marzo de 2020, cuando el país se encontraba en la fase inicial de la pandemia de COVID-19.

Economistas encuestados por Reuters estimaban 319.000 pedidos para la última semana. El rango de solicitudes de 250.000 a 300.000 se considera coherente con un mercado laboral saludable. Los pedidos han caído desde un récord de 6,149 millones a inicios de abril de 2020.

El gobierno informó el viernes pasado que las nóminas no agrícolas aumentaron en solo 194.000 en septiembre, la menor cantidad en nueve meses.

El enfriamiento en el crecimiento del empleo se debe principalmente a la escasez de trabajadores, así como diferencias entre el empleo y las capacidades de las personas, con datos del gobierno del martes mostrando que hubo 10,4 millones de puestos vacantes a fines de agosto.

Sin embargo, más personas están saliendo de las listas estatales de desempleo, lo que indica una fuerte demanda de mano de obra.

El informe de solicitudes mostró que la cantidad de personas que continuaron recibiendo beneficios después de una semana inicial de ayuda fue de 134.000 a 2,593 millones en la semana que terminó el 2 de octubre. Ese fue también el nivel más bajo desde mediados de marzo de 2020.

El total de personas que cobran cheques de desempleo en todos los programas se redujo en 523.426 a 3,649 millones durante la semana que terminó el 25 de septiembre. Eso reflejó el fin de las prestaciones por desempleo financiadas por el gobierno federal el mes pasado.

La escasez de mano de obra, causada por la pandemia de COVID-19, también es predominante en otras economías avanzadas. Con las infecciones por coronavirus impulsadas por la variante Delta en declive y las escuelas completamente reabiertas para el aprendizaje en persona, existe la esperanza de que más estadounidenses se reincorporen a la fuerza laboral.

La crisis laboral podría aliviarse en los meses previos al vencimiento de los beneficios ampliados. Pero en medio del aumento del empleo por cuenta propia y los masivos ahorros, así como de las jubilaciones anticipadas, gracias a un mercado bursátil sólido y alzas récord en el precio de la vivienda, la mano de obra podría seguir siendo escasa por un tiempo.

La escasez de mano de obra está asfixiando la cadena de suministro, porque hay menos trabajadores para producir materias primas y además de enviarlas a los mercados, avivando la inflación.

En otro informe, el Departamento de Trabajo dijo que su índice de precios al productor para la demanda final aumentó un 0,5% en septiembre después de haber avanzado un 0,7% en agosto.

Un alza del 1,3% en los precios de los bienes representó casi el 80% del aumento del IPP. Los precios de los bienes, que avanzaron un 1,0% en agosto, fueron impulsados ​​el mes pasado por los productos energéticos y los alimentos.

Economistas habían pronosticado que el IPP ganaría un 0,6%. En los 12 meses hasta septiembre, el IPP se aceleró un 8,6%, el mayor avance interanual desde noviembre de 2010, cuando se modernizó la serie, tras escalar un 8,3% en agosto.