This content is not available in your region

El Banco de Japón podría bajar su previsión de crecimiento por los problemas de suministros- fuentes

El Banco de Japón podría bajar su previsión de crecimiento por los problemas de suministros- fuentes
El Banco de Japón podría bajar su previsión de crecimiento por los problemas de suministros- fuentes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Leika Kihara

TOKIO, 15 oct – Es previsible que el Banco de Japón rebaje su previsión de crecimiento económico para el presente año fiscal, ya que las limitaciones de la oferta causadas por los cierres de las fábricas asiáticas están paralizando la producción y las exportaciones, según fuentes cercanas.

También es probable que el Banco de Japón recorte su previsión de inflación al consumo para el año que finaliza en marzo, según cinco fuentes, lo que reforzaría las expectativas del mercado de que irá por detrás de otros bancos centrales a la hora de reducir las medidas de estímulo en modo de crisis.

Las revisiones pondrían de manifiesto la fragilidad de la recuperación de Japón, ya que el aumento de los costes de importación y los cuellos de botella de la oferta afectan a las empresas, poniendo en duda la opinión del banco central de que la fortaleza de los beneficios de los fabricantes compensará la debilidad del consumo.

“Los próximos datos mostrarán probablemente un desplome bastante grande de las exportaciones y la producción japonesas debido a los cierres de fábricas en Asia. Esto claramente presionará a la baja el crecimiento económico”, dijo una de las fuentes, que habló bajo condición de anonimato por no estar autorizada a hablar públicamente.

“La recuperación de Japón no ha descarrilado. Pero el momento de un claro repunte puede haberse retrasado”, dijo otra fuente.

Las revisiones formarán parte de las previsiones trimestrales de crecimiento y precios del Banco de Japón que se presentarán en su próxima reunión de política monetaria del 27 y 28 de octubre.

Aunque la demanda mundial se mantiene firme, los analistas esperan que las exportaciones japonesas se debiliten en los próximos meses, ya que la escasez de piezas y los cierres de fábricas en Asia causados por la pandemia interrumpen la producción de fabricantes como Toyota Motor Corp.

“Debemos estar atentos al impacto de las limitaciones de la oferta causadas por las interrupciones de la cadena de suministro en Asia”, dijo el viernes el vicegobernador del BOJ, Masayoshi Amamiya, señalando las incertidumbres sobre las perspectivas económicas.

Los responsables del Banco de Japón cuentan con un esperado repunte del consumo tras la decisión del Gobierno de levantar el estado de emergencia el 30 de septiembre. Sin embargo, no se sabe cuándo y hasta qué punto la demanda reprimida empezará a impulsar el crecimiento.

Esta incertidumbre puede obligar al Banco de Japón a ofrecer una visión más sombría de la economía en la reunión de octubre que la evaluación actual, según la cual “la tendencia es de recuperación”, dijeron las fuentes consultadas.

Después de caer un 4,4% en el año que finalizó en marzo, la economía japonesa ha salido del bache gracias a que la sólida demanda mundial moderó el golpe que supusieron para el consumo las restricciones derivadas de la pandemia de COVID-19.

Según las proyecciones actuales presentadas en julio, el Banco de Japón prevé que la economía se expanda un 3,8% en el año fiscal en curso y aumente un 2,7% el año siguiente.

Esto contrasta con las previsiones de un aumento del 3,2% en el año fiscal 2021 y una ganancia del 2,8% en 2022 en una encuesta de Reuters.

El banco central prevé que los precios de consumo básicos, que cayeron un 0,4% en el año fiscal anterior, suban un 0,6% en el año en curso y un 0,9% el año siguiente.

Los analistas encuestados por Reuters pronostican que la inflación subyacente de los consumidores se mantenga estable en el ejercicio 2021 y aumente un 0,5% en el ejercicio 2022.