This content is not available in your region

Con reforma, México apuntaría a límites en "minerales estratégicos", quizá cobre

Con reforma, México apuntaría a límites en "minerales estratégicos", quizá cobre
Con reforma, México apuntaría a límites en "minerales estratégicos", quizá cobre   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por David Alire Garcia

CIUDAD DE MÉXICO, 15 oct – Una reforma minera propuesta por el presidente de México, que busca un mayor control del Estado sobre ese sector, ha hecho que el partido gobernante vuelva a sus inclinaciones nacionalistas y alarmó a algunos líderes de la industria.

En el corazón de la propuesta se encuentra la naciente industria del litio del país. También podría incluir el cobre, uno de los metales más importantes del sector minero mexicano, que el año pasado generó más de 18,000 millones de dólares en exportaciones y contribuyó con alrededor del 8% del PIB.

Los críticos dicen que el borrador del plan del presidente Andrés Manuel López Obrador enfriará el apetito de los inversores por la minería mexicana, además de arriesgar una nueva disputa comercial con Washington y Ottawa.

La legislación propuesta, que aún podría enmendarse y necesitaría una mayoría de dos tercios en el Congreso para aprobarse, señala que el Estado ya no otorgará concesiones para extraer litio “y demás minerales estratégicos” necesarios para la transición energética del país.

No proporciona una lista de los minerales ni lo que planea como alternativa a las concesiones.

Alejandro Armenta, un legislador del partido gobernante, dijo a Reuters que el listado incluye al cobre, así como otros metales que México no produce actualmente como cobalto y níquel.

El político explicó que también forman parte de la lista minerales de tierras raras, incluidos el neodimio y el praseodimio, utilizados para fabricar, entre otras cosas, imanes para motores de vehículos eléctricos.

Una portavoz de la Secretaría de Economía de México, que supervisa la minería, aseguró que la lista de “minerales estratégicos” de Armenta no es oficial y que la clasificación final la establecerá el servicio geológico de la secretaría en una fecha posterior.

El partido izquierdista Morena, de López Obrador, y sus aliados controlan ambas cámaras del Congreso, pero el proyecto de ley necesita el apoyo de los partidos opositores para alcanzar la mayoría de dos tercios necesaria, lo que algunos analistas políticos ven como poco probable.

Si se promulga, el proyecto de ley haría que la producción de litio, un metal ultraligero codiciado por los fabricantes de baterías, sea “cada vez más improbable” en México, según una nota de Citi Research.

La propuesta consagraría en la Constitución que el litio y “demás minerales estratégicos” están “reservados” al Estado y no se permiten nuevas concesiones.

Sin embargo, el texto dice que las mineras privadas que puedan demostrar una exploración probada de litio en México no se verán afectadas por las nuevas restricciones.

Actualmente hay activas 17 concesiones de litio, según datos de la Secretaría de Economía, incluidas varias en el norte del país en poder de Bacanora Lithium.

La reforma minera está integrada dentro de la reforma eléctrica que ha propuesto López Obrador.

¿SINCONTRATOS?

Armando Ortega, jefe de la comisión minera de la Cámara de Comercio de Canadá en México (CanChamMx), dijo que el ambiguo llamado de la propuesta para prohibir concesiones privadas de “los demás minerales estratégicos” más allá del litio era preocupante.

“Ante esta indefinición en la iniciativa, no hay más que concluir que estos minerales podrían ser objeto de reserva estatal en el futuro, lo que atentaría contra inversiones multimillonarias”, confesó Ortega.

Las mineras canadienses ocupan un lugar destacado en México y López Obrador las ha criticado con frecuencia.

Ortega, un exnegociador comercial internacional, dijo que la propuesta minera también contraviene la prohibición del pacto comercial de Norteamérica, TMEC, de establecer nuevas restricciones a la inversión más allá de las incluidas explícitamente en el acuerdo.

La semana pasada, López Obrador pareció ir más allá al decir que el Estado debería ejercer un control exclusivo sobre el litio y que “no se entreguen contratos ni concesiones”, lo que sembró la confusión.

El mandatario agregó que su gobierno buscaría formas de explotar el litio en leyes secundarias que se promulgarán más adelante, sin dar más detalles. El portavoz de la Presidencia de México no respondió a una solicitud de aclaración.

La posibilidad de que a las mineras privadas se les permita explorar en busca de metales pero luego se les prohíba la explotación y la producción no es viable, señaló Ortega.

“Estamos prestando mucha atención al proceso legislativo”, dijo una fuente de alto nivel de la industria, hablando bajo condición de anonimato, y destacando un alto nivel de postura política sobre el asunto.