This content is not available in your region

España va camino de reducir el déficit incluso en un panorama más frágil, según Calviño

España va camino de reducir el déficit incluso en un panorama más frágil, según Calviño
España va camino de reducir el déficit incluso en un panorama más frágil, según Calviño   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

(Añade nombre de la ministra en primer párrafo)

MADRID, 8 nov – España está bien posicionada para reducir su déficit y recortar su deuda, incluso en medio de un difícil panorama económico global, gracias a los prudentes planes presupuestarios para el próximo año, declaró el lunes en Bruselas la ministra de Economía de España Nadia Calviño.

A la pregunta de si el aumento de los precios de la energía obligaría al Gobierno a modificar su previsión de crecimiento en torno al 7% para este año, Calviño dijo que éstos representaban un “fenómeno temporal que debería mejorar durante el próximo año”.

El fuerte aumento del gasto público durante el primer año de la pandemia del COVID-19 hizo que el déficit de España se disparara hasta casi el 11% del producto interior bruto en 2020 y el Gobierno espera que se sitúe en torno al 8,4% este año.

En el presupuesto de 2022, España planea gastar una cifra récord de 40.000 millones de euros (46.220 millones de dólares) de fondos estatales en inversiones, impulsando el crecimiento y, por tanto, reduciendo el déficit como proporción del PIB al 5% en 2022 y al 4% en 2023.

Las normas fiscales de la Unión Europea que fijan un techo de déficit del 3% del PIB se han suspendido hasta 2022, pero el Gobierno español, que quiere reformar las normas, ha dicho que no volverá a ese umbral hasta 2024 como muy pronto.

A pesar de los sólidos datos del mercado laboral, la recuperación económica de España parece más inestable de lo que se pensaba.

El crecimiento económico del tercer trimestre no cumplió las expectativas después de un segundo trimestre flojo y la inflación está en su punto más alto desde hace tres décadas, lo que podría poner en peligro el objetivo del Gobierno de volver a los niveles de producción anteriores a la pandemia para finales de año.