This content is not available in your region

La demanda de vivienda en la eurozona persistirá y perjudicará a los más pobres, según el BCE

La demanda de vivienda en la eurozona persistirá y perjudicará a los más pobres, según el BCE
La demanda de vivienda en la eurozona persistirá y perjudicará a los más pobres, según el BCE   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

FRÁNCFORT, 9 nov – Es probable que la demanda de bienes inmuebles en la eurozona siga siendo elevada, lo que hará subir los precios y planteará “problemas de asequibilidad” a los hogares más pobres, dijo el martes el Banco Central Europeo.

Después de que la pandemia de COVID-19 paralizara gran parte de la economía mundial, el ahorro de los hogares se disparó y algunas familias, sobre todo las más ricas, buscaron en el sector inmobiliario un lugar donde invertir el dinero que de otro modo no podrían gastar.

“Aunque es posible que algunas transacciones impulsadas por el exceso de ahorro durante la pandemia ya se hayan materializado, el gran volumen de ahorro acumulado puede seguir impulsando la demanda de vivienda a corto plazo”, afirma el BCE en un artículo de su Boletín Económico.

“Esto sugiere la continuidad de una fuerte demanda en el sector de la vivienda, pero también posibles problemas de asequibilidad para los quintiles de renta más bajos, ya que el crecimiento previsto de los precios de la vivienda ha sido mucho más fuerte que el crecimiento previsto de la renta de los hogares y del índice general de precios”.

La tasa de ahorro de los hogares —la parte de la renta disponible que no se gasta— se duplicó al inicio de la pandemia y se mantuvo justo por debajo del 20% en el primer semestre del año, muy por encima de la horquilla del 12% al 13% registrada anteriormente.

El BCE señaló que alrededor del 44% de los ahorradores netos que participaron en la Encuesta de Expectativas de los Consumidores del banco querían ahorrar suficiente dinero para realizar una compra importante, como una vivienda o un coche, siendo las familias incluidas en el quintil de ingresos más alto las que más probabilidades tenían de comprar una vivienda en los próximos 12 meses.

El banco señaló que las expectativas de un acceso más fácil al crédito en el futuro y el descenso de los tipos de interés de las hipotecas eran también algunos de los principales factores que impulsaban el interés por la propiedad.