This content is not available in your region

El temor a un apagón eléctrico dispara la venta de hornillos y linternas en España

El temor a un apagón eléctrico dispara la venta de hornillos y linternas en España
El temor a un apagón eléctrico dispara la venta de hornillos y linternas en España   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Corina Pons

MADRID, 11 nov – Los equipos de acampada, como hornillos eléctricos y linternas, están volando de las estanterías de las ferreterías en España, en un momento en que la escasez energética y la perspectiva de hipotéticos apagones mueve a algunas personas a prepararse para el invierno.

A pesar de que el Gobierno español ha asegurado en repetidas ocasiones que no se producirá una crisis de suministro, el aumento de los precios de la electricidad, en parte debido a la escasez en Asia y Europa, y el cambio de los gasoductos que llegan a territorio español desde Argelia han alimentado la preocupación de la población del país.

Algunas personas consultadas por Reuters dijeron que están buscando alternativas a sus electrodomésticos de red, frente a un hipotético escenario en que su consumo eléctrico se vuelva demasiado costoso ante una crisis de suministro o que dejen de funcionar tras un apagón.

Beatriz Gordillo, conserje de 70 años en un céntrico bloque de apartamentos de Madrid, dijo a Reuters que ya ha comprado una lámpara a pilas y velas, y que está considerando si comprar también una cocina portátil de gas butano.

“Imagínese un sótano sin calefacción, sin luz”, dijo. “Yo no sé qué voy a hacer si no tengo encendida la luz. El precio (de la cocina) es mucho para mí”.

Los consumidores también se refirieron a una campaña del Gobierno austriaco para educar a los ciudadanos sobre los productos que deben tener en casa en caso de apagones.

Las ferreterías de Madrid han colocado lámparas de aceite o calentadores de gas butano en sus escaparates, a pesar de que el Gobierno español y las empresas energéticas insisten en que los ciudadanos no tienen nada que temer.

“Tenemos absolutamente garantizado el suministro eléctrico y de gas, en unas condiciones de calidad excepcionales, y esto debe servir para mandar un mensaje de tranquilidad frente al ruido que algunos están empeñados en hacer”, dijo la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en un acto público celebrado la semana pasada.

Joan Batalla, presidente de la Asociación Española del Gas, dijo a Reuters que era consciente de la ansiedad en torno al suministro, pero que España tiene una cartera de gas más diversificada que la mayoría de los países europeos, con suministro de 14 países.

Sin embargo, algunos ciudadanos españoles no se quieren arriesgar.

“No sabemos de dónde viene, pero la demanda es brutal”, dice Alberto González, de 72 años, propietario de la ferretería Ayala en un lujoso barrio de Madrid, mientras recibe una docena de hornillos de gas de un fabricante.

Antes, González tardaba ocho meses en vender media docena de hornillos, mientras que su última entrega se agotó en una hora y media, dijo.

El minorista deportivo francés Decathlon dijo a Reuters la semana pasada que ha notado un aumento “generalizado” de la demanda de material de acampada en España, como cocinas y hornillos”.

Leroy Merlin, una de las mayores redes de ferreterías de España, dijo a Reuters que desde el 25 de octubre la demanda de linternas aumentó un 230%.

Maximino Sordo, otro ferretero de 55 años, dijo que por fin ha podido dar salida a las lámparas y bombonas de gas que llevaban años acumulando polvo en su tienda.

“Como algunos han dicho que podríamos quedarnos sin electricidad, la gente está asustada”, dijo Sordo.