This content is not available in your region

Biden quiere ayudar en la costosa transformación de las fábricas para vehículos eléctricos

Biden quiere ayudar en la costosa transformación de las fábricas para vehículos eléctricos
Biden quiere ayudar en la costosa transformación de las fábricas para vehículos eléctricos   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Joseph White y David Shepardson

DETROIT, 17 nov – La “Fábrica Cero” de General Motors Co en Detroit está en la primera línea de una batalla por el mercado de los vehículos eléctricos en Estados Unidos entre las fábricas envejecidas y sindicalizadas y las nuevas plantas sin sindicatos dirigidas por jóvenes empresas de vehículos eléctricos.

La Administración del presidente Joe Biden quiere dar un impulso a la parte más antigua de la industria automovilística estadounidense.

La visita de Biden a Factory Zero, prevista para el miércoles, pondrá de relieve las propuestas de su Administración de aportar miles de millones en ayudas federales para ayudar a las fábricas de automóviles más antiguas y a las comunidades del Medio Oeste que dependen de ellas, como parte de su proyecto de ley de gastos “Build Back Better” (“Reconstruir mejor”).

Una propuesta de hasta 12.500 dólares en deducciones fiscales para los consumidores que compren un vehículo eléctrico ensamblado en Estados Unidos por trabajadores sindicales parece carecer hasta ahora de los votos necesarios para ser aprobada por el Senado estadounidense, que está muy dividido.

Build Back Better también destinaría 3.500 millones de dólares a la conversión de fábricas estadounidenses para la producción de vehículos electrificados o de celdas de combustible, y reactivaría los incentivos que podrían generar 3.700 millones de dólares para las comunidades automovilísticas de aquí a 2031.

El jefe de fabricación global de GM, Gerald Johnson, dijo a Reuters que el gasto federal podría acelerar la demanda de vehículos eléctricos, que es una de las razones por las que el fabricante de automóviles ha hecho de la flexibilidad una prioridad en la Fábrica Cero.

Si se aprueba la ley “Build Back Better”, GM lo tendrá en cuenta en sus planes, dijo. “No cambia lo que estamos haciendo”.

GM dijo que puede ahorrar miles de millones mediante la reutilización de sus fábricas y la reconversión de su mano de obra actual, en lugar de seguir a rivales como Tesla Inc y construir nuevas fábricas en los estados del sur y del oeste.

Las plantas que tienen la fabricación de baterías y el ensamblaje de vehículos en un solo complejo —como la fábrica de Tesla en Austin, Texas— pueden ser más eficientes, reduciendo los costes de transporte de las baterías, dijo Mike Tracy, presidente de Agile Group, una consultora de fabricación.

“GM está tratando de evitar que los trabajadores del sindicato se queden sin trabajo”, dijo Tracy.