This content is not available in your region

COVID-19: ¿Qué se sabe, hasta el momento, de la nueva variante Nu hallada en Sudáfrica?

Access to the comments Comentarios
Por Luke Hurst
Científicos trabajando en un laboratorio de Sudáfrica.
Científicos trabajando en un laboratorio de Sudáfrica.   -   Derechos de autor  AP Photo

La nueva variante detectada en Sudáfrica ha hecho saltar todas las alarmas. Los virólogos prefieren ser cautos y aseguran que se necesita tiempo para analizar sus efectos, aunque son muchos los que han comunicado en las últimas horas su preocupación.

Por el momento, se la conoce como la variante B.1.1.529 o Nu, después de que la Organización Mundial de la Salud le haya dado otro nombre. Los expertos han explicado que cuenta con un "perfil de mutación de picos horrible", y ya se ha detectado en varios casos de coronavirus en el país.

Los científicos sudafricanos, que con aterioridad habían detectado la variante Beta, dicen que el nuevo hallazgo tiene un número "extremadamente alto" de mutaciones. Señalan unas 50 mutaciones en total, pero más de 30 se encontrarían en la proteína S.

Esto es algo que preocupa a los científicos ya que todavía no está clara la eficacia de las vacunas contra ella.

¿Por qué es diferente la variante Nu?

"Lamentablemente, hemos detectado una nueva variante que es motivo de preocupación en Sudáfrica", declaró el virólogo Tulio de Oliveira en rueda de prensa.

Explicó que el elevado número de mutaciones de la espiga -se cree que son al menos treinta, por el momento- hace temer por la efectividad de las vacunas y su rapidez a la hora de propagarse. La proteína espiga es la que ayuda al virus a invadir las células del cuerpo.

Tom Peacock, virólogo del Departamento Imperial de Enfermedades Infecciosas del Reino Unido, escribió en Twitter el martes que se había detectado un "grupo muy pequeño de variantes asociadas al sur de África con una longitud de rama muy larga y un perfil de mutación espiga realmente horrible".

¿Dónde se ha detectado Nu hasta ahora?

Se detectó por primera vez en Sudáfrica, y el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD) -un instituto nacional de salud pública de Sudáfrica- declaró el jueves que había confirmado 22 casos positivos, y que se confirmarían más casos a medida que se obtuvieran los resultados de las pruebas.

También se ha detectado en Botsuana y Hong Kong. En el caso de Hong Kong se ha detectado en un viajero procedente de Sudáfrica.

"No es sorprendente que se haya detectado una nueva variante en Sudáfrica", ha señalado el profesor Adrian Puren, director ejecutivo interino del NICD.

"Aunque los datos son escasos, nuestros expertos están trabajando horas extra, con todos los sistemas de vigilancia establecidos, para comprender la nueva variante y cuáles podrían ser sus posibles implicaciones", ha añadido.

Los científicos creen que hasta el 90 % de los nuevos casos en la provincia sudafricana de Gauteng podrían ser Nu, y que los casos detectados en el Noroeste y Limpopo también están aumentando rápidamente.

La aparición de esta variante es probablemente la razón del aumento "exponencial" de las infecciones en las últimas semanas, según el ministro de Sanidad, Joe Phaahla, que asistió a la rueda de prensa.

De Oliveira insistió en que, el hecho de que se haya detectado por primera vez en Sudáfrica, no significa que sea allí donde se originó.

También aseguró que "una buena noticia" sobre la variante es que puede detectarse mediante una prueba particular de PCR, lo que significa que puede detectarse rápidamente, ayudando a los científicos a rastrear la propagación.

Sudáfrica, que teme una nueva oleada de la pandemia para finales de año, es oficialmente el país más afectado por la pandemia. Tiene más de 2,9 millones de casos y más de 89.600 muertes.

¿Podría ser Nu más preocupante que la variante Delta?

La variante Delta es actualmente la dominante en el mundo. Detectada por primera vez en la India, se extendió de manera rápida demostrando ser más contagiosa que las variantes del virus que ya conocíamos.

La razón por la que se propaga tan fácilmente es porque su proteína espiga es más hábil para entrar en las células humanas en comparación con las variantes anteriores.

Lo que preocupa de la nueva variante B.1.1.529 es su elevado número de mutaciones, lo que podría ayudarle a evitar las defensas del organismo. Hasta el momento, los científicos no disponen de datos suficientes para valorar la peligrosidad de esta variante.

La profesora Christina Pagel, directora de la Unidad de Investigación Clínica Operativa de la UCL, escribió en Twitter que la B.1.1.529 "podría tener ventajas significativas sobre la Delta y la C.1.2.", siendo la C.1.2. otra variante vinculada a la alta transmisibilidad. Es el número y el tipo de mutaciones lo que preocupa a los virólogos e inmunólogos".

La Dra. Michelle Groome, funcionaria del NICD, dijo que ante las nuevas variantes la gente "debe vacunarse, usar mascarillas, desinfectarse las manos, guardar la distancia social y reunirse en espacios bien ventilados" para limitar su propagación.