This content is not available in your region

La criptomoneda ómicron se monta en la montaña rusa de la nueva variante

Datos de Sudáfrica sugieren que ómicron esquiva parte de la inmunidad, pero no toda
Datos de Sudáfrica sugieren que ómicron esquiva parte de la inmunidad, pero no toda   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Tom Wilson

LONDRES, 29 nov – Cuando los mercados mundiales cayeron la semana pasada ante la noticia de la nueva variante del coronavirus ómicron, una criptomoneda con el mismo nombre se disparó después de que la letra griega ingresó al léxico de los inversores.

El precio del ‘token’ digital hasta ahora desconocido y cuyo perfil en Twitter tiene poco más de 1.000 seguidores se multiplicó casi por 10 entre el viernes y el lunes por la mañana, cuando alcanzó los 688 dólares, antes de caer hasta un 75%, dijo el rastreador de criptomonedas CoinGecko.

La criptomoneda, descrita en su sitio web como “un protocolo monetario descentralizado respaldado por bonos del Tesoro”, se cotizaba a unos 371 dólares a las 1435 GMT. El jueves valía alrededor de 65 dólares.

La Organización Mundial de la Salud, que bautizó el viernes como ómicron a la nueva variante del COVID-19, dijo que tiene un riesgo global “muy alto” de provocar aumentos repentinos de contagios, aunque los científicos han dicho que podría llevar semanas comprender su gravedad.

El bitcóin sufrió su peor día en dos meses el viernes, cayendo más de un 8% cuando los inversores abandonaron las acciones y otros activos más riesgosos a favor de activos considerados seguros como el dólar. Desde entonces, ha recuperado casi todas sus pérdidas, y los mercados globales retomaban una apariencia de calma el lunes.

Desde el “Juego del Calamar” hasta el dogecoin, las criptomonedas menores se han beneficiado este año de sus enlaces a los memes o la cultura web, registrando rápidos auges y caídas, mientras que nombres más convencionales como el bitcóin se disparan en popularidad.

No estaba claro cuándo se lanzó el ‘token’ ómicron. Los datos sobre su precio en CoinGecko solo estaban disponibles a partir del 8 de noviembre, mientras que un canal de Telegram con el nombre de OmicDAO se lanzó un día antes.

Reuters no pudo contactar a nadie que represente al ómicron para hacer comentarios.