This content is not available in your region

La relajación de algunos cuellos de botella impulsa las fábricas chinas en noviembre

La relajación de algunos cuellos de botella impulsa las fábricas chinas en noviembre
La relajación de algunos cuellos de botella impulsa las fábricas chinas en noviembre   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

PEKÍN, 30 nov – La actividad de las fábricas de China repuntó inesperadamente en noviembre, creciendo por primera vez en tres meses, ayudadas por el relajamiento de las presiones de los altos precios de las materias primas y del racionamiento de energía.

El índice oficial de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés) del sector manufacturero chino subió a 50,1 puntos en noviembre, frente a los 49,2 de octubre, según mostraron el martes los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas china (ONE).

La marca de 50 puntos separa el crecimiento de la contracción. Los analistas esperaban que se situara en 49,6.

La segunda economía del mundo, que protagonizó un impresionante repunte tras el desplome del año pasado por la pandemia de coronavirus, ha perdido impulso en el segundo semestre de este año al enfrentarse a la ralentización del sector manufacturero, los problemas de endeudamiento de su mercado inmobiliario y los nuevos brotes de COVID-19.

Los analistas prevén que la ralentización del producto interior bruto (PIB) observada en el tercer trimestre continúe en el cuarto, y que la demanda siga siendo débil.

“Una serie de políticas y medidas introducidas recientemente para garantizar el suministro de energía y estabilizar los precios del mercado han demostrado su eficacia”, dijo Zhao Qinghe, estadístico principal de NBS.

“El racionamiento de energía se alivió un poco en noviembre, mientras que los precios de algunas materias primas bajaron significativamente, impulsando una expansión del PMI manufacturero”.

Como reflejo del positivo PMI general del sector, un subíndice de producción subió a 52,0 puntos en noviembre desde 48,4 en octubre, mientras que los nuevos pedidos cayeron a un ritmo más lento, aunque noviembre marcó el cuarto mes consecutivo de descensos en la demanda de los clientes.

UN RESPIROTEMPORAL

La reanudación de la oferta contribuyó a enfriar los precios de materiales de producción cruciales.

El subíndice de precios de los insumos bienes de producción del PMI chino se situó en 52,9 puntos en noviembre, lo que supone un descenso significativo respecto a los 72,1 del mes anterior, y apunta a una disminución de las presiones de los costes.

Eso hizo que los precios cobrados bajaran, cayendo por primera vez desde mayo de 2020.

A pesar de la mejora, Nie Wen, economista de Hwabao Trust, dijo que espera que el PMI manufacturero se sitúe en torno a 50 puntos en los próximos meses, debido a factores de restricción como los recortes de energía, los altos precios de las materias primas y la debilidad del consumo.

Los analistas también advierten que podría haber nuevas restricciones a la fabricación en el norte de China debido a los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, mientras que el impacto de la nueva cepa ómicron de COVID-19 en la economía china aún está por ver.

La inflación en las fábricas chinas alcanzó en octubre el nivel más alto de los últimos 26 años, lo que redujo aún más los márgenes de beneficio de los productores y aumentó la preocupación por la estanflación. Por ello, fuentes políticas afirman que el banco central chino probablemente actuará con cautela a la hora de flexibilizar la política monetaria para reforzar la economía.

El PMI compuesto oficial de octubre, que incluye tanto la actividad manufacturera como la de servicios, se situó en 52,2 puntos, frente a los 50,8 de octubre.