This content is not available in your region

La UE espera una baja del consumo de biocombustibles al 2031 y un desplome del aceite de palma

La UE espera una baja del consumo de biocombustibles al 2031 y un desplome del aceite de palma
La UE espera una baja del consumo de biocombustibles al 2031 y un desplome del aceite de palma   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

PARÍS, 9 dic – El consumo de biocombustibles en la Unión Europea se reducirá de aquí a 2031 a medida que el transporte por carretera se aleje de los combustibles fósiles, y las importaciones de aceite de palma caerán en picado por una normativa medioambiental más estricta, informó el jueves la Comisión Europea.

En sus Perspectivas Agrícolas 2021-2031, la Comisión prevé que el uso de biodiésel en la UE caerá un 24% hasta 14.300 millones de litros en 2031, tras alcanzar un máximo de 18.900 millones de litros en 2023.

El uso de bioetanol se vería menos afectado, ya que también tiene aplicaciones no relacionadas con los combustibles, pero aún así se reduciría un 10% a 6.400 millones de litros en 2031, tras aumentar a 7.100 millones de litros en 2023.

El descenso del biodiésel afectaría sobre todo al uso del aceite de palma, debido a unos criterios de sostenibilidad más estrictos, mientras se espera que el uso del aceite de colza se mantenga estable, representando alrededor de la mitad de la materia prima del biodiésel, según el informe.

En virtud de la directiva sobre energías renovables de la UE, los combustibles basados en el aceite de palma deben desaparecer para 2030, ya que el bloque ha clasificado el aceite de palma como un producto que provoca una deforestación excesiva, una medida que suscitó protestas de los dos mayores productores de aceite de palma del mundo: Malasia e Indonesia.

Se prevé que las importaciones de aceite de palma en la UE disminuyan a 4,0 millones de toneladas en 2031, frente a los 6,5 millones de toneladas de 2021, y que la mayor parte del descenso sea por la menor demanda para biodiésel, según la Comisión.

Se espera que la UE siga siendo un importador neto de biocombustibles, pero también es probable que las importaciones de biodiésel se vean limitadas por los derechos compensatorios a las importaciones de Argentina e Indonesia.

En cuanto a la producción de etanol, la Comisión prevé que el maíz siga siendo la principal materia prima, con una cuota de alrededor del 44%, mientras que el uso del trigo disminuirá y otros cereales y la remolacha azucarera se mantendrán relativamente estables.