This content is not available in your region

¿Cómo está la economía europea?

Por Euronews
euronews_icons_loading
¿Cómo está la economía europea?
Derechos de autor  euronews

La economía europea experimenta un crecimiento más rápido del previsto y está pasando de recuperarse a crecer. Según las previsiones del otoño de 2021, de la Comisión Europea, el PIB de la Unión Europea y de la zona euro alcanzará el 5 % a finales de 2021. Estará por encima de la previsión anterior del 4,8 %. Se prevé que crezca un 4,3 % en 2022 y un 2,5 % para toda la UE y un 2,4 % para la zona euro en 2023.

¿Preocupa la economía?

La recuperación económica depende, en gran medida, de cómo evolucione la pandemia de COVID-19. El aumento de los casos ha sacudido los mercados y las nuevas restricciones impulsadas por los Gobiernos podrían afectar a la actividad económica, mientras las empresas corren el riesgo de verse afectadas por la escasez y los retrasos en la cadena de suministro.

La Comisión Europea ha descrito la situación de la economía europea como una economía que se enfrenta a tres "vientos en contra". En primer lugar: un marcado aumento de los casos de COVID-19, especialmente en las zonas donde la vacunación es relativamente baja. La segunda amenaza es el aumento de la inflación, que impulsa, en gran medida, el alza de los precios de la energía. Por último, los retrasos e interrupciones en la cadena de suministro, que afectan a numerosos sectores.

¿Cuál es el problema de la cadena de suministro?

Mientras la economía se recupera con fuerza, las empresas se esfuerzan por satisfacer la demanda de los clientes tras los momentos más complicados de la pandemia. Esto hace que la inflación se dispare, al surgir los llamados ‘cuellos de botella’ en la cadena de suministro mundial.

Se calcula que el 43 % del sector manufacturero y el 15 % del sector de la construcción de la Unión Europea se han visto afectados por una grave escasez de materiales.

La Comisión Europea ha elevado su previsión de inflación para la eurozona al 2,4 %, desde el 1,7% en 2021, y al 2,2 % desde el 1,3 % en 2022.

También advierte de que la presión sobre los precios puede resultar más elevada de lo previsto si persisten las limitaciones de la oferta y las demandas de aumento salarial superan la productividad y se trasladan a los precios al consumo.