This content is not available in your region

Ventas minoristas en EEUU suben moderadamente ante la escasez y la inflación

Ventas minoristas en EEUU suben moderadamente ante la escasez y la inflación
Ventas minoristas en EEUU suben moderadamente ante la escasez y la inflación   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 15 dic – Las ventas minoristas en Estados Unidos aumentaron menos de lo esperado en noviembre, probablemente como compensación por el alza del mes anterior, cuando los estadounidenses adelantaron sus compras navideñas para evitar las estanterías vacías.

La escasez y el consiguiente aumento de los precios también parecen haber contribuido a frenar las ventas minoristas el mes pasado, ya que el informe del Departamento de Comercio del miércoles muestra una fuerte caída de los ingresos en las tiendas de electrónica y electrodomésticos. Las ventas minoristas en línea no variaron.

“Esto puede atribuirse a que los consumidores hicieron sus compras navideñas antes de lo habitual debido a los retrasos previstos por los problemas de la cadena de suministro y la inflación”, dijo Marwan Forzley, presidente ejecutivo de Veem, una plataforma global de pagos en línea.

Las ventas minoristas aumentaron un 0,3% el mes pasado. Los datos de octubre fueron revisados al alza para mostrar un alza de un 1,8% en lugar del 1,7% que se había comunicado antes. Las ventas llevan ya cuatro meses consecutivos de incrementos y un 18,2% de avance interanual.

Economistas encuestados por Reuters habían previsto que las ventas minoristas subirían un 0,8%. Las estimaciones oscilaban entre un mínimo de sin cambios y un máximo del 1,5%.

Varias de las principales empresas minoristas de Estados Unidos informaron a mediados de noviembre de que habían notado un inicio más temprano de las compras navideñas.

Los miles de millones de dólares que los gobiernos de todo el mundo destinaron a la ayuda contra la pandemia alimentaron la demanda de bienes, lo que puso a prueba las cadenas de suministro. La escasez resultante, que abarca desde los vehículos de motor hasta los muebles y los productos electrónicos, ha elevado los precios de los bienes.

Los precios al consumidor aumentaron un sólido 0,8% en noviembre, con un alza interanual del 6,8%, el mayor desde junio de 1982.

PANORAMADISPAR

La moderación de las ventas al por menor, que son sobre todo de bienes, reflejó la escasez. Las entradas en los concesionarios de automóviles bajaron un 0,1% tras acelerarse un 1,7% en octubre. Los vehículos siguen siendo escasos debido a la falta de semiconductores en todo el mundo. Las ventas en las tiendas de electrónica y electrodomésticos cayeron un 4,6%.

El modesto aumento de las ventas minoristas probablemente no cambie la opinión de que la economía está recuperando el pulso después de una desaceleración en el tercer trimestre provocada por la variante delta del coronavirus y la escasez.

El informe se publicó cuando las autoridades de la Reserva Federal se preparaban para concluir una reunión de política monetaria de dos días. Se espera que el banco central anuncie que acelerará la reducción de sus enormes compras mensuales de bonos, en un contexto de inflación creciente. Los analistas anticipan además que el año que viene suba las tasas de interés.

Si se excluyen los automóviles, la gasolina, los materiales de construcción y los servicios de alimentación, las ventas al por menor cayeron un 0,1% tras acelerarse un 1,8% en octubre.

Las llamadas ventas minoristas subyacentes son las que más se corresponden con el componente de gasto de los consumidores del Producto Interno Bruto. A más de la mitad del cuarto trimestre, el gasto de los consumidores está por encima del ritmo del tercer trimestre.

“Sin embargo, con el descenso de la renta disponible en términos reales y la rápida propagación de la variante ómicron, que probablemente ejercerá al menos un lastre en la actividad de los servicios de alto contacto, el crecimiento del consumo real parece destinado a ser mucho más lento en los próximos meses”, dijo Andrew Hunter, economista senior de Capital Economics.