This content is not available in your region

Japón admite haber exagerado algunas estadísticas económicas durante años

Japón admite haber exagerado algunas estadísticas económicas durante años
Japón admite haber exagerado algunas estadísticas económicas durante años   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Tetsushi Kajimoto y Kantaro Komiya

TOKIO, 15 dic – El Gobierno japonés exageró los datos de los pedidos de construcción recibidos de los constructores durante años, dijo el miércoles el primer ministro Fumio Kishida, una admisión que podría mermar la credibilidad de las estadísticas oficiales ampliamente utilizadas por inversores y economistas.

No está claro por qué el Gobierno comenzó la práctica de reescribir los datos. Tampoco está claro cómo pueden haberse visto afectadas las cifras del producto interior bruto (PIB), aunque los analistas esperan que el impacto sea mínimo, sobre todo porque es probable que las constructoras implicadas sean empresas más pequeñas.

“Es lamentable que haya ocurrido algo así”, dijo Kishida. “El Gobierno examinará lo antes posible qué medidas puede tomar para evitar que se repita un incidente así”.

Este comentario lo hizo en una sesión parlamentaria después de que el periódico Asahi informara de que el Ministerio de Territorio, Infraestructuras, Transporte y Turismo había estado “reescribiendo” los datos recibidos de unas 12.000 empresas seleccionadas desde 2013 a un ritmo de unas 10.000 entradas al año.

Kishida dijo que se habían introducido “mejoras” en las cifras desde enero de 2020 y que no había un impacto directo en los datos del PIB para los años fiscales 2020 y 2021.

Aunque el impacto en las cifras del PIB del pasado puede ser reducido, es probable que la revelación plantee dudas sobre la fiabilidad de unos datos que son un elemento fundamental para los economistas e inversores que buscan entender y prever las tendencias de la tercera economía del mundo.

Tampoco es la primera vez que se plantean problemas sobre los datos del Gobierno, como sucedió con un fallo en los datos del Ministerio de Sanidad en 2018.

“El mayor problema no es el efecto sobre el PIB per se, sino el daño a la fiabilidad de las estadísticas (oficiales)”, dijo Saisuke Sakai, economista sénior de Mizuho Research and Technologies.

“No podemos evitar dudar de que este tipo de problemas puedan ocurrir en todos los ministerios del Gobierno”, dijo Sakai.