This content is not available in your region

El Banco de España rebaja las previsiones de crecimiento para 2021 y 2022

El Banco de España rebaja las previsiones de crecimiento para 2021 y 2022
El Banco de España rebaja las previsiones de crecimiento para 2021 y 2022   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

MADRID, 17 dic – La recuperación económica de España se ralentizó en el cuarto trimestre, afectada por los cuellos de botella en la cadena de suministro, el aumento de la inflación y el incremento de las infecciones por COVID-19, dijo el viernes el banco central, mientras revisaba a la baja sus previsiones de crecimiento para este año y el próximo.

Tras una caída récord del 10,8% el año pasado, el Banco de España espera ahora que el producto interior bruto crezca un 4,5% en 2021, frente a su estimación de septiembre del 6,3%.

El crecimiento debería acelerarse hasta el 5,4% en 2022, cuando es probable que España experimente los beneficios de los fondos europeos para la recuperación de la pandemia, pero también en menor medida que el 5,9% previsto anteriormente, dijo.

El economista jefe del Banco de España, Óscar Arce, dijo que esperaba que España alcanzara los niveles de producción anteriores a la pandemia sólo a finales del próximo año o a principios de 2023.

El banco también advirtió de un alto grado de incertidumbre debido a la aparición de nuevas variantes del coronavirus, como ómicron, que pueden dar lugar a más restricciones empresariales.

El banco situó el crecimiento del PIB del cuarto trimestre en el 1,6%, por debajo del trimestre anterior, en el que la expansión fue del 2%.

“El dinamismo de la actividad económica estaría viéndose moderado por la compresión de las rentas de hogares y de empresas inducida por el aumento de costes y de precios, y por la persistencia de los cuellos de botella en algunos procesos productivos, factores cuya incidencia se moderaría a lo largo de del próximo año”, dijo, añadiendo que esperaba que estos factores se desvanecieran el próximo año.

Las nuevas perspectivas del banco para este año reflejan el impacto de las fuertes revisiones trimestrales a la baja anteriores, especialmente para el segundo trimestre, cuando el Instituto Nacional de Estadística revisó a la baja el crecimiento del segundo trimestre hasta el 1,1% desde el 2,8% original.

La volatilidad de las estadísticas hace que muchos expertos cuestionen la magnitud de la recuperación. El Gobierno afirma que el crecimiento es intenso y mantiene su objetivo del 6,5% para 2021.

El banco calcula que el PIB de 2023 crecerá un 3,9%, frente a la previsión anterior del 2% que había publicado en septiembre, antes de ralentizarse al 1,8% en 2024.

En un momento de aumento de los precios al consumo, el banco central dijo que esperaba que la inflación, que alcanzó un máximo de 29 años del 5,5% en noviembre en términos interanuales, se ralentizara bruscamente tras mantenerse en niveles elevados en los primeros meses de 2022.

La inflación al consumo armonizada con la UE en España debería alcanzar el 3% para todo el año 2021, frente a la previsión anterior del 2,1%, antes de bajar gradualmente hasta el 1,5% en 2024, según estima el banco central.

La tasa de desempleo terminará probablemente el año en el 15%, frente al 15,1% previsto en septiembre, antes de caer al 12,4% en 2024.