This content is not available in your region

Bancos de Wall Street prevén cuatro subidas de tipos en EEUU en 2022

Bancos de Wall Street prevén cuatro subidas de tipos en EEUU en 2022
Bancos de Wall Street prevén cuatro subidas de tipos en EEUU en 2022   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Gertrude Chavez-Dreyfuss y Chuck Mikolajczak

NUEVAYORK, 10 ene – Algunos de los mayores bancos de Wall Street esperan ahora cuatro subidas de los tipos de interés en Estados Unidos este año, a partir de marzo, un pronóstico más agresivo que el de hace una semana, pese a que la situación sigue siendo incierta dada la posibilidad de que la escasez de la oferta en la economía se alivie y los precios al consumo se estabilicen.

Goldman Sachs, JP Morgan, y Deutsche Bank emitieron notas de análisis en las que pronostican que la Reserva Federal endurecerá la política monetaria al menos cuatro veces en 2022, por encima de las tres subidas que preveía la mayoría los analistas en diciembre.

Goldman también considera que la Reserva Federal comenzará el proceso de reducción de su balance de más de 8 billones de dólares, o el llamado “ajuste cuantitativo” (QT, por sus siglas en inglés), lo más pronto en julio.

Por su parte, el consejero delegado de JP Morgan Jamie Dimon declaró el lunes a la CNBC que “le sorprendería que sólo fueran cuatro subidas este año”, y añadió que esas cuatro subidas “serían muy fáciles de absorber para la economía”.

Al pronosticar las cuatro subidas de tipos, Deutsche, en una nota de análisis el viernes, dijo que la economía estadounidense mostraba más progresos hacia el máximo empleo. El banco alemán espera que el cierre del balance de la Fed comience en el tercer trimestre.

Algunos inversores creen, sin embargo, que la inflación estadounidense puede estar cerca de su máximo.

“Ya estamos viendo que los baches de la cadena de suministro se suavizan, y de no cambiar las condiciones, incluso sin las subidas de tipos, prevemos que la inflación se desinfle probablemente a finales de este trimestre”, dijo Jack Ablin, director de inversiones de Cresset Capital Management en Chicago.

“Esta semana seguiremos viendo cifras de inflexión. Es más o menos donde esperamos que la inflación alcance su punto máximo. Lo que ocurrirá es que el ciclo natural va a ayudar a la Reserva Federal y, tanto si suben los tipos tres veces como si lo hacen dos este año, no prevemos que la inflación se mantenga tan alta durante tanto tiempo.”

Los problemas de la cadena de suministro ya se hicieron evidentes en una encuesta sobre el sector manufacturero de EEUU de publicada la semana pasada por el Institute for Supply Management.

La actividad manufacturera estadounidense se enfrió en diciembre en medio de una ralentización de la demanda de bienes, las limitaciones de la oferta comenzaron a ceder y un indicador de los precios de producción pagados por las fábricas registró la mayor caída en una década.

El índice de actividad industrial nacional del ISM cayó a una lectura de 58,7 el mes pasado, el nivel más bajo desde enero de 2021, mientras que la medida de la encuesta de los precios pagados por los fabricantes cayó a 68,2 el mes pasado, el nivel más bajo desde noviembre de 2020, desde los 82,4 de noviembre. El desplome de 14,2 puntos fue el mayor desde octubre de 2011.

“Los datos de inflación seguirán siendo elevados, pero hay indicios que hacen pensar que todo está tocando un poco el techo, incluso por el lado de la inflación salarial”, dijo Jim Barnes, director de renta fija de Bryn Mawr Trust en Berwyn, Pensilvania.

“El problema es que no vamos a poder confirmarlo hasta dentro de un mes, hasta que empecemos a recibir algunos datos adicionales de cómo van las cosas”.

Los futuros de los fondos de la Fed del lunes reflejan unas 3,5 subidas de tipos este año, 2,7 subidas en 2023 y 0,7 subidas en 2024.

Desde la publicación la semana pasada de las actas de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal de EEUU de diciembre, los mercados han fijado el precio de la tasa terminal, o el punto máximo del ciclo de subidas, en el 1,8%, según la visión de los futuros del eurodólar sobre los tipos de interés de EEUU en tres años a partir de la primera subida esperada en marzo, superior al 1,4% de hace un mes.

Esa tasa seguía estando muy por debajo de la visión del banco central estadounidense de la Fed, del 2,5%, y es aún más baja que la estimación revisada de la inflación subyacente, del 2,6% para el próximo año.