This content is not available in your region

¿Cómo ha cambiado el euro nuestras vidas, tras 20 años de existencia?

Por Naomi Lloyd  & Fanny Gauret & Euronews
euronews_icons_loading
¿Cómo ha cambiado el euro nuestras vidas, tras 20 años de existencia?
Derechos de autor  euronews

¿Cómo ha cambiado el euro nuestras vidas, tras 20 años de existencia?

Hace 20 años que las monedas y billetes de euro aparecieron por primera vez en el Viejo Continente. Dos décadas después, ¿qué ha supuesto la moneda única para nuestras economías?

Fue en la Casa de la Moneda de París, la histórica ‘Monnaie de Paris’, una institución que data del siglo IX, donde se emitieron las primeras monedas de euro en Francia, en 2002. La divisa ya existía desde 1999, pero solamente de forma electrónica. Su aparición suponía el comienzo de una nueva era.

Curso acelerado sobre el origen de la denominada ‘moneda única’

El 1 de enero de 2002 se implantaron por primera vez las monedas y billetes de euro en 12 países europeos, en sustitución de las divisas locales.

Hoy, 20 años después, 19 países y más de 340 millones de europeos utilizan el euro en sus operaciones diarias.

El objetivo del euro era simplificar la vida, utilizando la misma moneda para el trabajo y los negocios en toda la eurozona y para simplificar los viajes y la vida en el extranjero.

Ahora, el euro es la segunda moneda más importante del mundo después del dólar estadounidense. Hoy, 60 países y territorios de fuera de la UE también utilizan la divisa europea o vinculan su moneda a ella.

En los próximos años, otros tres Estados europeos adoptarán el euro como su nueva moneda.

La experiencia irlandesa

En Irlanda, las libras irlandesas se cambiaron por monedas y billetes de euro. Desde entonces, la tasa de crecimiento del país ha sido una de las más destacadas de Europa.

Para Oana Peia, economista del University College de Dublín, la moneda única ha desempeñado un papel fundamental en esta historia de éxito. La periodista de Euronews, Fanny Gauret, se reunió con ella en el café One Society de Dublín.

"La adopción del euro ha sido importante para consolidar la posición de Irlanda en el mercado único, ha atraído mucha inversión extranjera directa, que ahora representa el 20 % del empleo, y ha aumentado el comercio intracomunitario, que actualmente representa el 40 % de las exportaciones irlandesas", afirma Oana Peia.

Pero para la economista, el ejemplo irlandés es también una historia que advierte sobre la pertenencia a la eurozona, ya que el acceso a créditos más baratos y un mercado mal regulado condujeron, finalmente, a la crisis financiera de 2008.

"La recuperación de esta crisis ha sido dolorosa", afirma Oana Peia. "Desde entonces, la recuperación de Irlanda ha sido igualmente impresionante, con un crecimiento medio de la economía de alrededor del 5 % desde 2012, hasta las semanas anteriores a la aparición de la COVID-19", añade.

Un entorno comercial asentado

La economía irlandesa ha crecido en sectores tecnológicos, como los relacionados con los productos farmacéuticos y médicos, que representan el 38 % de las exportaciones irlandesas.

Nuestra moneda, la libra, habría sido una moneda menor en Europa y, obviamente, las fluctuaciones y los tipos de cambio habrían tenido un gran impacto en las empresas irlandesas. Así que, el euro ha estabilizado la situación.
John Power
Director General de Aerogen

Fundada hace 20 años cerca de Galway, Aerogen es una empresa que lidera la administración de medicamentos por inhalación. Para John Power, director general de la compañía, la adopción del euro ha sido una ventaja.

"Nuestra moneda, la libra, habría sido una moneda menor en Europa y, obviamente, las fluctuaciones y los tipos de cambio habrían tenido un gran impacto en las empresas irlandesas. Así que, creo que el euro ha estabilizado la situación", señala John Power.

En la actualidad, la empresa emplea a 400 personas, y los productos de la compañía que son utilizados en las unidades de cuidados intensivos se exportan a más de 75 países.

"Nuestro mercado interno es bastante pequeño, por lo que el mercado europeo es obviamente muy atractivo para nosotros, así como el estadounidense. Hace 5 años, alrededor del 30 % de nuestro negocio se realizaba en euros y el 70 % en dólares. En los últimos 2 años se ha alcanzado un nivel parejo de operaciones en ambas divisas", asegura el director general de Aerogen.

Adaptación al Brexit

Aerogen, cuyos mercados tienen carácter internacional, apenas ha sufrido los efectos del Brexit. No ocurre lo mismo con sectores como la agricultura, que dependen, en gran medida, del mercado británico. Para Oana Peia, las empresas irlandesas tendrán que adaptarse a la nueva situación.

"A pesar de que el Brexit ha causado un gran trastorno en la economía irlandesa, ha creado muchas oportunidades y creo que todavía hay mucho margen para aumentar el comercio con la Unión Europea", indica la economista.

Según el Eurobarómetro, Irlanda es el segundo país con mayor nivel de confianza en Europa, señal de que los irlandeses siguen creyendo en la Unión Europea, y en su moneda única.

Pruebas de resistencia

Hace 20 años la gente utilizaba calculadoras para acostumbrarse a la nueva moneda. Mirando hacia el futuro, ahora se discute la idea de un euro digital.

Paschal Donohoe es el presidente del Eurogrupo, el órgano que reúne a los ministros de Finanzas de los países de la eurozona.

Donohoe considera que “el euro ha demostrado su capacidad de resistencia cuando se ha enfrentado a los retos de la crisis financiera, primero, y a las consecuencias económicas de la pandemia, después”.

Si se observa la velocidad actual, con la que la zona del euro se ha recuperado de la crisis provocada por la COVID-19, el ritmo de recuperación es unas cuatro veces más rápido que el que se produjo en la pasada crisis financiera mundial.
Paschal Donohoe
Presidente del Eurogrupo

"No siempre se puede afirmar que lo hayamos hecho todo bien de inmediato al tomar medidas. Pero, no obstante, son pruebas que el euro ha superado, y si ahora se observa la rapidez con la que la eurozona se ha recuperado de la crisis provocada por el coronavirus, la recuperación es unas cuatro veces más rápida de lo que fue en la crisis financiera mundial", señala el presidente del Eurogrupo.

Y, tanto para los consumidores como para los Gobiernos, el euro ha eliminado una serie de complicaciones.

"Los beneficios prácticos del día a día son los que más se conocen, y por supuesto, también, las desventajas e incluso los desafíos que a veces conlleva el cambio a una nueva moneda. Es fácil olvidar esto hoy, pero durante gran parte del período anterior al euro, en la historia de la Unión Europea, la volatilidad significativa de los tipos de cambio era una prueba para los Gobiernos y las empresas", indica Paschal Donohoe.

¿Y ahora qué?

El siguiente paso podría ser un euro digital. "Así que el Banco Central Europeo, BCE, está avanzando en lo que yo describiría como un trabajo de diseño exploratorio", declara Donohoe.

“Tengo la corazonada de que, si estuviéramos sentados aquí, de nuevo dentro de 20 años, es bastante probable que en ese momento estuviésemos hablando del euro digital", declara.

El presidente del Eurogrupo afirma que el objetivo ahora debe ser garantizar que los beneficios económicos del euro tengan un impacto social positivo.

"Algo que supone un reto para la eurozona, y por lo tanto es realmente importante para el euro, es cómo podemos lograr una recuperación, por ejemplo, que beneficie a los jóvenes. Y que trate de asegurarse de que, a medida que más mujeres se incorporen a la llamada 'fuerza de trabajo' y a medida que veamos que los nuevos patrones de trabajo comienzan a establecerse, sea una recuperación inclusiva y más justa. Quiero que el euro sea una señal y un símbolo a largo plazo de una Europa que tiene importancia, que es resistente, que siempre será mejor de lo que era en el pasado y que siempre estará diseñando un futuro mejor”, concluye Paschal Donohoe.