This content is not available in your region

El dilema del gas y la nuclear enturbia la financiación verde de la UE

El dilema del gas y la nuclear enturbia la financiación verde de la UE
El dilema del gas y la nuclear enturbia la financiación verde de la UE   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Simon Jessop y Kate Abnett

LONDRES/BRUSELAS, 26 ene – Los esfuerzos europeos por alcanzar una definición común de las inversiones sostenibles corren el riesgo de fragmentar el mercado que pretendían unificar, ya que los inversores están profundamente divididos sobre qué fuentes de energía deben considerarse ecológicas.

Una encuesta realizada por Reuters entre 16 gestores de fondos con 6 billones de dólares en activos reveló que los inversores estaban en desacuerdo con el plan de Bruselas, redactado a finales del año pasado, que pretende clasificar las inversiones en algunos tipos de gas natural y energía nuclear como respetuosas con el medio ambiente.

La división entre los inversores podría indicar una divergencia en las credenciales ecológicas de los fondos considerados sostenibles, dificultando el criterio de los inversores ordinarios y complicando los intentos de Bruselas de establecer una norma clara.

Algunos afirman que etiquetar la energía nuclear y el gas natural como inversiones ecológicas contribuiría a disminuir las emisiones de carbono al fomentar la financiación de instalaciones que ayuden a los países a abandonar los combustibles más contaminantes, especialmente el carbón.

Otros dicen que la energía nuclear y el gas natural son parte del problema y no la solución.

Aunque la nuclear genera energía sin emitir dióxido de carbono, el subproducto de la electricidad nuclear son los residuos radiactivos. Una central de gas emite aproximadamente la mitad de dióxido de carbono que una de carbón, pero dista mucho de estar libre de carbono.

    De los 16 inversores encuestados por Reuters, cinco dijeron que no consideraban que el gas y la energía nuclear fueran sostenibles, y cuatro consideraron que sólo uno de los dos combustibles era ecológico. Cinco opinaban que tanto el gas como la energía nuclear eran ecológicos en algunas circunstancias, y dos no especificaron su opinión.

Mientras que otras partes de la taxonomía o conjunto de normas de la UE entraron en vigor este mes, las normas sobre el gas y la energía nuclear se han retrasado más de un año tras las intensas presiones de los Estados miembros del bloque.

“Independientemente de que se incluyan o no, no las consideraríamos totalmente ecológicas”, dijo Gemma Corrigan, responsable de política y defensa de la rama internacional de Federated Hermes, que gestiona 634.000 millones de dólares en activos.

Las normas pretenden homologar estrategias dispares y los gestores de activos deben informar del grado en que sus carteras se ajustan a la taxonomía.

Corrigan expresó su preocupación por el impacto en otros informes de sostenibilidad que se exigen si la energía nuclear y el gas natural se agrupan con las inversiones ecológicas en esos informes.

“Incluir la energía nuclear y el gas supondría menos transparencia, un mayor riesgo de venta errónea y socavaría potencialmente la credibilidad de la normativa y el punto de referencia para establecer normas con base científica”, dijo.

Otros inversores señalaron el peligro de que la inclusión del gas y la energía nuclear pudiera socavar los compromisos de los gestores de activos de reducir las emisiones asociadas a sus carteras hasta alcanzar el objetivo de la UE de cero emisiones netas en 2050.

Philippe Zaouati, director general de Mirova, dijo que su empresa rechazaría la etiqueta ecológica —que considera “inútil“— de la UE para el gas y la energía nuclear y se ceñiría a la propia evaluación de sostenibilidad de la empresa.

Un portavoz de la Comisión Europea declinó hacer comentarios sobre la encuesta de Reuters. La Comisión ha defendido anteriormente las “condiciones claras y estrictas” de su proyecto de propuesta para las inversiones en gas y energía nuclear, que, según dice, son necesarias para “facilitar la transición hacia un futuro basado predominantemente en las energías renovables”.

Una vez que la Comisión publique una propuesta final de normas, éstas podrían entrar en vigor a partir de enero de 2023, a menos que sean vetadas por una gran mayoría de los Estados miembros de la UE o una mayoría de los legisladores de la UE.

HAYMUCHO EN JUEGO

La intensidad de los grupos de presión sobre la cuestión refleja lo mucho que está en juego para los sectores nuclear y del gas natural, que temen que su coste de financiación aumente si no se les incluye en la taxonomía ecológica.

Desde el punto de vista de los inversores, su inclusión podría ampliar la gama de activos sostenibles que pueden acogerse a ella.

Henrik Pontzen, responsable de medio ambiente, social y gobierno corporativo (ESG) de Union Investment, que gestiona unos 430.000 millones de euros (484.700 millones de dólares), dijo que su empresa ya incluía el gas en sus productos de inversión sostenible, y que podría revisar su postura negativa sobre la energía nuclear si se aprueba el plan de clasificación.

Guillaume Mascotto, jefe de estrategia ESG de Jennison Associates, que cuenta con unos 240.000 millones de dólares en activos, dijo que el gas y la energía nuclear eran necesarios para garantizar una transición fluida.

“Creemos que la inclusión del gas natural y la energía nuclear en la taxonomía de la UE es necesaria para apoyar una transición global y total —es decir, inclusiva— hacia una economía con menos carbono”, dijo Mascotto.

Los miembros de un grupo de expertos que asesora a la Comisión dijeron esta semana que el proyecto de normas no se ajustaba a los objetivos de cero emisiones para 2050 porque incluía centrales de gas con emisiones superiores a la media y centrales nucleares que podrían ponerse en marcha demasiado tarde para ayudar a reducir las emisiones en 2050.

Will Martindale, jefe de grupo de sostenibilidad de Cardano, que asesora e invierte en nombre de los planes de pensiones, se encuentra entre los que afirman que una taxonomía que obliga a algunos gestores de fondos a desviarse de ella hará más difícil la comparación para los propietarios de activos más pequeños.

“Esencialmente, tengo que comparar metodologías de caja negra, algo para lo que, como propietario de activos con recursos limitados, podría no tener las habilidades, los recursos y los conocimientos necesarios”, dijo Martindale.

Jean-Jacques Barberis, director de la división de Clientes Institucionales y Corporativos y ESG de la mayor gestora de activos de Europa, Amundi, dijo que el sector necesitaba normas comunes, pero que encontraría la manera de hacerlo.

“Nos adaptaremos a ello, tanto si la Comisión Europea decide incluir el gas y la energía nuclear en la taxonomía como si no”, dijo Barberis.

(1 dólar = 0,8872 euros)